copy-space-bad-habits

Una adicción es una enfermedad que se manifiesta por la imposibilidad de controlar el consumo de alguna sustancia legal o ilegal (alcohol, tabaco, cocaína, cannabis, medicamentos, etc.) o la práctica compulsiva de una conducta (adicción al juego, a internet, al sexo, etc.). La adicción ocasiona en las personas un desequilibrio personal, además de poder desarrollar otras patologías orgánicas y mentales graves.

Hay algunos síntomas que nos indican que una persona debe iniciar tratamiento:

  • Has intentado dejar de consumir, pero no lo consigues.
  • Sientes que no lo puedes controlar que, aunque no quieras consumir acabas haciéndolo.
  • Consumir dicha sustancia (legal o ilegal) condiciona tu vida cotidiana.
  • Cuando llevas tiempo sin consumir dicha sustancia muestras síntomas de abstinencia y eso provoca en ti malestar emocional.
  • Cuando te sientes mal, consumir dicha droga te hace mejorar tu estado de ánimo.
  • Has abandonado diversas actividades cotidianas por el consumo.
  • Has dejado de consumir dicha sustancia, pero tienes miedo de tener una recaída.

En la actualidad, existen numerosas drogas que producen diferentes efectos en el organismo de la persona que las consume. Pero tengamos en cuenta que todas ellas producen alteraciones graves en el individuo. Algunas sustancias pueden producir efectos excitantes, placenteros e incluso alucinógenos. Lo que sí tenemos claro es que cualquiera de ellas tiene graves consecuencias para el organismo, su salud y el funcionamiento social de las personas que consumen.

 

Algunas de las principales consecuencias de las personas que consumen son las siguientes:

 

        Alteración de su humor y estado de ánimo: haciéndose más presente en las horas posteriores al consumo. Así mismo, a largo plazo la personalidad de los individuos puede verse muy afectada.

        Problemas familiares, relacionales y sociales: son habituales independientemente del tipo de drogas que se consuma.

        Insomnio.

        Ansiedad.

        Aislamiento: es una consecuencia directa del abuso de drogas. Las personas llegan a vivir por y para la droga. Dejando de lado aspectos fundamentales de la vida de la persona.

        Problemas respiratorios y cardiovasculares.

        Desajustes neuroquímicos en el cerebro: el consumo de drogas produce cambios neuroquímicos y funcionales permanentes en la persona. Llegándose a producir pérdida neuronal y problemas neurodegenerativos.

 

Debemos tener en cuenta que dejar de consumir alguna sustancia durante un tiempo no es suficiente para lograr una recuperación sostenida. Para ello, el tratamiento intentará centrarse en diversos aspectos fundamentales. En primer lugar, nos centraremos en los síntomas de dependencia. Es decir, aquellos síntomas que aparecen al suspender el consumo de dicha sustancia. Los más comunes son: el insomnio, los problemas de ansiedad, las dificultades en los niveles de energía, etc. En segundo lugar, trataremos de identificar los efectos dañinos de la adicción sobre nuestra salud física y psicológica. Por último, centraremos nuestra atención en los problemas psicosociales que han surgido por el consumo de esa sustancia.

A través del tratamiento psicológico para las adicciones obtendrás los siguientes resultados: dejarás el consumo de dicha sustancia (legal o ilegal), aprenderás a gestionar las emociones desagradables asociadas al consumo, aumentarás tu seguridad respecto a la abstinencia de la droga. En definitiva, mejorará tu calidad de vida (laboral, académica, social, familiar y personal). No esperes más y contacta con nuestros psicólogos especialistas en adicciones.

Comparte
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

Contactar ahora

Ir arriba