Amor vs Dependencia.

Las emociones no son fáciles de describir. Por ello, en numerosas ocasiones nos resulta muy complicado identificarlas, así como separarlas unas de otras. Por este motivo, en ocasiones podemos llegar a confundir el amor con la dependencia.

Sin embargo, hay una fina línea que es importante que tengamos clara para tener relaciones saludables. Ya que en numerosas ocasiones podemos pasar de una cosa a la otra sin ni siquiera ser conscientes.

Las diferencias entre el amor y la dependencia están claras. Confundir ambas puede tener consecuencias muy serias en nuestras relaciones. Sin embargo, es habitual encontrarme en consulta personas que no tienen claras estas diferencias. A lo largo del post voy a intentar que puedas clarificar ambos conceptos.

Diferencias entre amor y dependencia.

Como es lógico pensar, no es lo mismo amar a alguien que depender de alguien. Además, depender de alguien conlleva sufrimiento por lo que es importante que conozcas las diferencias entre una emoción y otra.

  1. Reciprocidad:

En las relaciones basadas en el amor, cada uno de los miembros de la pareja se adaptará al otro. Es decir, vamos a tener aspectos comunes con la otra persona y aspectos en los que diferimos. A medida que la relación evoluciona y la afianzamos, nos vamos adaptando al otro. Así mismo, el otro también nos complementa.

Sin embargo, en una relación de dependencia, la persona dependiente es la que se adapta a su pareja y no es algo reciproco. La persona dependiente acaba olvidándose de ella misma y se ajusta a los deseos, preferencias y necesidades de su pareja. Es decir, deja de ser ella misma para mantener la relación.

  • Motivo de la relación:

En una relación de dependencia estamos con la otra persona para evitar la soledad. La persona dependiente no soporta la soledad y no entiende su vida sin tener a alguien a su lado. En cambio, en una relación sana, pasar tiempo con nuestra pareja nos resulta gratificante pero también nos produce bienestar pasar tiempo con otras personas o consigo misma.

  • Respeto y confianza:

En las relaciones basadas en el amor la confianza y el respeto mutuo son aspectos clave en la relación. Sin embargo, en las relaciones de dependencia, suele haber cierta obsesión por conocer dónde está en todo momento la otra persona, por controlar qué hace y/o con quién; estás conductas se realizan desde el miedo a ser abandonado. Así mismo, se suele idealizar a la pareja de tal manera que sólo se tiene tiempo para está y para las necesidades que pueda tener.

  • Manipulación o amor:

Cuando hablamos de relaciones de dependencia, es habitual utilizar la manipulación para complacer a la pareja, buscando que esta persona permanezca a su lado todo el tiempo.

En las relaciones saludables, no se manipula a la otra persona para que permanezca con nosotros. Simplemente se le quiere y se intenta que sea feliz, sin pedir nada a cambio.

  • El espacio de cada miembro de la pareja:

En las relaciones de amor, la pareja realizará cosas juntos. Es decir, compartirán tiempo y actividades disfrutando de ese tiempo en común. También tendrán la libertad de hacer cosas por separado; disfrutando del tiempo juntos y separados. Ambas partes de la pareja entienden que hay momentos en los que no pueden estar juntos por múltiples motivos.

Como ya he comentado, cuando la relación es de dependencia la persona dependiente no quiere hacer nada sin su pareja. Llegando a no disfrutar en absoluto si realizan cosas por separado, estando todo el tiempo pendiente del móvil por si su pareja le contesta o no, angustiada por saber dónde está o qué esta haciendo. La persona dependiente no entiende que hay momentos en los que no pueden estar juntos llegando a invadirle pensamientos negativos del tipo “ya no me quiere”, “me está mintiendo”, etc.

  • Libertad:

La libertad en las relaciones de amor es otro pilar básico. Cada miembro de la pareja tiene la posibilidad de crecer en sus metas y proyectos. Al mismo tiempo se amolda a aquellos proyectos comunes a ambos.

En las relaciones de dependencia esa libertad no existe ya que la persona dependiente está únicamente centrada en la relación y no tiene más metas que la propia relación. Este hecho suele ocasionar agobio hacia la otra persona.

En definitiva, vas a saber si tienes una relación de amor cuando a pesar de las discusiones (que obviamente existen en todas las relaciones), te sientes libre y feliz la mayor parte del tiempo tanto si estás con tu pareja como si estás con tu familia y amigos. Cuando sientes que confías en tu pareja. Sin embargo, vas a saber que tienes una relación de dependencia cuando te sientes tremendamente infeliz y aún así eres incapaz de soltar esa relación.

A través de la terapia psicológica puedes mejorar tanto tu relación de pareja como tu crecimiento personal para trabajar esas inseguridades qué te convierten en una persona insegura. No dudes en contactar para solicitar tu primera cita.

Comparte
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Comentarios
Ir arriba