Aprender a estar sola.

La soledad es el sentimiento que tiene una persona cuando se siente aislado de las otras personas. Como es lógico pensar la soledad no es mala, el inconveniente o problema lo tiene la persona cuando se siente sola y esto le provoca emociones negativas, baja autoestima, dificultades en las relaciones, etc.

Los seres humanos somos animales sociales por naturaleza. Por ello, ¿cuáles serían los beneficios de la soledad?

Desde que nacemos tenemos el instinto para actuar con nuestros semejantes. Quizás para asegurarnos de nuestra existencia y supervivencia. Es habitual que cuando llegamos a la adolescencia, anhelamos formar parte de la sociedad e intentamos no quedarnos excluidos. Sin embargo, aunque a casi cualquiera nos gusta relacionarnos con los demás, es fundamental aprender a estar solas cuando la ocasión lo requiera.

¿Sé estar sola?

Es bastante sencillo. Cuando sabemos estar solas somos capaces de disfrutar del tiempo con nosotras mismas.

Algunas preguntas que pueden ayudarte a reflexionar: ¿cómo pasas tu tiempo de soledad? ¿evitas hablar contigo misma o estableces un dialogo interno?

Piensa que si buscas actividades para distraerte y evitas hablar contigo misma es un claro indicio de que te cuesta pasar tiempo en soledad.

¿Por qué sentimos soledad?

En la actualidad solemos encontrar a bastantes personas que se sienten solas. Resulta paradójico ya que podemos utilizar de unos grandes medios de comunicación, redes sociales, etc que nos permiten estar en contacto con muchísimas personas.

Sin embargo, nuestra sociedad ha evolucionado. Solemos buscar la felicidad inmediata e instantánea. No solemos dedicar excesivo tiempo a las relaciones sociales, no nos esforzamos en ellas. Es habitual encontrar personas que viven de esa imagen en redes sociales sin contactar realmente con otras personas.

Tipos de soledad:

Existen diferentes tipos de soledad negativa. Vamos a comentar las principales características de cada una de ellas:

  1. Soledad social: nos referimos a la ausencia de una red de relaciones sociales de las que la persona sienta que pertenece.
  • Soledad emocional: aparece como consecuencia de la pérdida de un vínculo con otra persona. Por ejemplo, debido a una ruptura o un fallecimiento.
  • Soledad como mecanismo adaptativo: nos referimos a las señales de alerta que aparecen cómo consecuencia de que algo no esta funcionando bien, de que tendríamos que cambiar algo. Suelen facilitarnos la re-conexión con otras personas tras diferentes cambios.
  • Soledad objetivas vs soledad subjetiva:

 La soledad objetiva se refiere a que cualquier observador externo puede apreciar que una persona está realmente aislada y sola.

La soledad subjetiva hace referencia a que, a pesar de estar acompañados nos sentimos solos, por ejemplo suele ocurrir dentro de las relaciones de pareja y es un indicador de que la relación no va bien. En estos casos, es importante reflexionar sobre las causas de esos sentimientos.

  • Soledad situacional: hacemos referencia a que tras un espacio de tiempo de malestar psicológico, la persona se repone de la pérdida y se recupera. Es completamente pasajera.
  • Soledad crónica: más estable que la anterior, suele ser consecuencia de las dificultades de la persona para establecer relaciones sociales satisfactorias a lo largo de los años.

En definitiva, podemos decir que la soledad en ocasiones es necesaria. Suele aparecer como aviso-alarma de que algo no está yendo bien y que es necesario prestar atención a ese sentimiento. Recuerda que si no lo gestionas de forma adecuada puede que nos estanquemos en ese sentimiento y no logremos salir de esa circunstancia, afectando de forma significativa a nuestro estado de ánimo.

Siempre estoy con gente y me siento sola…

Pasamos el día rodeados de gente. Nos levantamos, vamos a trabajar, tenemos mil reuniones o interaccionamos con compañeros de trabajo, etc. También estamos enganchados a redes sociales, enviamos numerosos mails y whatsapps a lo largo del día.

Tras esto… es habitual que muchas personas cuando llegan a casa les invada un repentino sentimiento de soledad.

Muchas veces me preguntan en consulta: “¿Por qué me siento sola, si me paso el día rodeada de gente? La respuesta siempre es la misma: es probable que no seas capaz de estar contigo misma. Si te conviertes en tu mejor compañía no te invadirá ese sentimiento de soledad.

¿Es buena la soledad?

La respuesta es un rotundo SÍ. Somos seres sociales, necesitamos a los demás. Pero para estar en contacto con el otro tenemos que estar en contacto primero con nosotras mismas.

Pasar tiempo con nosotras mismas nos permite un espacio para reflexionar. Nos ayuda a realizar introspección sobre nosotras mismas, a conectar y a conocernos. Es fundamental este proceso si quieres crecer a nivel personal.

En numerosas ocasiones me encuentro a personas que no son capaces de pasar tiempo solas. Esa dependencia al entorno, suele denotar dificultades a nivel psicológico y provoca malestar en la persona ya que no le permite ser feliz. No puedes depender de los otros para estar bien. Debes ser la responsable de tu propia felicidad.

La soledad va a permitirte conocerte.

Comparte
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Comentarios
Ir arriba