Astenia primaveral: ¿Cómo combatirla?

La primavera es una época del año en el que se produce un aumento del dinamismo vital, se aumenta la actividad corporal y las emociones se hacen más intensas.

Adaptarse sin demasiados inconvenientes a las nuevas condiciones climáticas que supone este cambio de estación es fundamental para nuestra salud. El organismo se adapta por sí mismo, aunque en numerosas ocasiones es necesario que ayudemos un poco a nuestro cuerpo.

Síntomas de la Astenia primaveral:

 

En la actualidad, la astenia primaveral no está considerada como un cuadro clínico que deba ser tratado. Sin embargo, está ampliamente demostrado que numerosas personas experimentan trastornos adaptativos cuando llega la primavera debido a los factores climatológicos propios de esta estación que afectan al cuerpo humano.

Existen algunos factores que provocan una modificación de nuestra rutina diaria como el cambio de temperatura, el cambio de hora o el aumento de las horas de luz. Estos factores afectan a nuestros ritmos circadianos de forma que nuestro cuerpo necesita un periodo para adaptarse. Dependiendo de la personas el periodo de adaptación será más o menos largo.

Algunos de los síntomas que experimentan la mayoría de las personas en estas fechas son:

  • Falta de energía.
  • Cansancio y somnolencia.
  • Pérdida de apetito.
  • Alteraciones de los ciclos del sueño.
  • Irritabilidad y ansiedad.
  • Pérdida del deseo sexual.
  • Falta de motivación.
  • Problemas de concentración.

Existen algunas claves que nos pueden ayudar a combatir la astenia primaveral:

Anticiparse a los cambios de horario:

 

Hay que tener en cuenta que adelantamos una hora nuestro reloj y el cuerpo lo sufre. Debemos adelantarnos al acontecimiento e ir modificando nuestro cuerpo poco a poco.

Cuidar la hidratación:

 

Dado que las temperaturas aumentan, nuestro cuerpo necesita más hidratación. Es aconsejable beber entre 1-2 litros de agua al día. Así mismo, deberíamos evitar las bebidas estimulantes y azucaradas.

Cuidar la alimentación:

 

Es fundamental ingerir alimentos frescos y evitar aquellos procesados y ultraprocesados. Es importante consumir fruta y verdura. Si cuidamos nuestra alimentación, nuestro cuerpo responderá mejo a los cambios climatológicos. Esto es debido a que los nutrientes y vitaminas naturales nos permitirán vivir nuestro día con la energía necesaria.

 

Conoce a nuestros profesionales

 

Realizar ejercicio físico:

 

La actividad física acelera el proceso de adaptación de manera notable ya que libera la mente del estrés y nos ayuda a conciliar el sueño. Es importante evitar el ejercicio demasiado intenso para evitar los trastornos del sueño.

No tomar vitaminas artificiales:

 

La automedicación no es recomendable ya que si cuidamos nuestra alimentación, nuestro cuerpo no va a necesitar vitaminas extra. Es importante consumir vitaminas naturales procedentes de los alimentos.

Esperamos que estas herramientas puedan servirte para adaptarte mejor a la primavera.

Si tienes alguna duda o quieres contactar con nuestro equipo de psicólogos en Majadahonda, no dudes en rellenar cualquiera de nuestros cuestionarios o llamar al 655 59 95 52.

Comparte
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Comentarios
Ir arriba