Baja autoestima: causas y consecuencias.

 

“Enamórate de ti, de la vida, de lo que te rodea, de lo que haces y de quién eres. Walter Riso”

A lo largo de los diferentes post hemos ido viendo la importancia de una buena autoestima. En el primero de ellos, hablábamos de la definición de autoestima y de sus componentes. Más tarde pasamos a comentar cuáles son los problemas de autoestima más comunes. En estos post hemos visto la importancia de tener una autoestima equilibrada y sana, pero ¿qué consecuencias tiene tener una autoestima baja? ¿Y cuáles son las causas más comunes de una baja autoestima? Vamos a verlo.

Causas baja autoestima:

La autoestima baja es un problema muy común en la población pero es curioso que la mayoría de esas personas no son conscientes de este problema. En consulta me encuentro habitualmente personas que acuden por problemas de depresión y/o ansiedad en la inmensa mayoría de esas personas lo que subyace a estas patologías es una baja autoestima y como os he dicho no son conscientes de ello. De forma que tampoco son conscientes de cómo influye en su salud mental.

A lo largo de la vida vamos modelando nuestra autoestima, por lo que las situaciones por las que pasemos nos influyen en ella. Es decir, el proceso de adquirir los niveles de autoestima es algo paulatino  en el que es común que la persona vaya construyendo una baja autoestima sin ser consciente de ello, y cuando son conscientes de que algo va mal les cuesta mucho mejorar su autoestima sin ayuda profesional.

 Uno de los principales factores que influyen en nuestra autoestima son las personas que están a nuestro alrededor, ya que pueden influir de forma positiva o negativa.

Como comentamos en el primer post de la serie de autoestima, los primeros años de vida son decisivos en la consolidación de nuestra autoestima y cualquier experiencia puede afectar de forma negativa. Tengamos en cuenta que durante la infancia no contamos con las suficientes herramientas para gestionar situaciones complicadas, y por ello determinadas circunstancias pueden ocasionar grandes daños en nuestra autoestima. Sin embargo, es importante que seamos conscientes que en la edad adulta también podemos vivir experiencias negativas que afecten a nuestra autoestima.

¿De dónde puede surgir una baja autoestima?

Entre las múltiples causas de una baja autoestima podríamos destacar:

  • Los abusos físicos, sexuales y emocionales (más aún si se han producido a una edad temprana).
  • Sufrir discriminación de cualquier tipo. Por ejemplo, bullying.
  • Sufrir la pérdida de un ser querido.
  • Sentir fracaso a la hora de cumplir con las expectativas paternas (también de la de los profesores y/o figuras de referencia).
  • Haber visto desatendida sus necesidades básicas en la infancia.
  • Sentir que no se encaja en el colegio/instituto, el “bicho raro”.
  • Afrontar situaciones de desempleo o condiciones laborales precarias.
  • Verse empujado por la presión social para seguir determinadas normas.
  • Padecer enfermedades que condicionen sus actividades cotidianas o impacten en su calidad de vida.
  • Padecer exclusión social.

Tengamos en cuenta que cuando una persona atraviesa momentos difíciles, casi sin darse cuenta va construyendo unas creencias negativas sobre sí mismo. Ya sea sobre su apariencia, su capacidad intelectual, o sus capacidades para tener éxito en la vida. Así mismo, tan importante son las experiencias que vivimos, como la interpretación que hacemos de las mismas.

Lo fundamental de la baja autoestima es que generalmente se sustenta en creencias y no en hechos, y por ello podemos modificarlo y moldear este sistema de creencias. En definitiva, aumentar nuestra autoestima va a ser un factor clave para sentirnos bien con nosotros mismos.

Antes de pasar a comentar las consecuencias de la baja autoestima. Me parece importante que recordemos la importancia de nuestro diálogo interno. Sí esa vocecita que tenemos todos y que continuamente nos susurra opiniones acerca de nosotras mismas, de nuestro aspecto, nuestras habilidades, nuestras limitaciones…. Esa vocecita puede convertirse en una gran aliada o en nuestra peor enemiga.

Consecuencias de la baja autoestima:

Tenemos que tener en cuenta que tener una baja autoestima ya es un problema psicológico que afecta a nuestra salud mental. En el video os voy a hablar de las características de personalidad de una persona con baja autoestima, aquí nos vamos a centrar en los principales desajustes que están afectando de manera directa a nuestra salud física, los más comunes son:

  1. Insomnio:

Los trastos del sueño se suelen asociar con el estrés o el exceso de responsabilidades. También puede estar relacionado con la baja autoestima, y es que sentir frustración e insatisfacción con nosotros mismos puede convertirse en algo que afecte a nuestro descanso.

  1. Depresión:

Cuando alguien tiene la autoestima baja te ocasionar tener siempre presente que no eres capaz de hacer nada. Sienten que no merecen ser felices, que no se merecen nada en la vida… y esto es una entrada directa en un trastorno depresivo.

  1. Hipertensión:

Entre las primeras causas de la hipertensión están: la obesidad, el sedentarismo y el estrés emocional.  Pero, la hipertensión también se relaciona con la baja autoestima, y esto se debe a que el pesimismo vital que produce en todas las áreas de la vida de la persona conducen al sedentarismo. Es habitual que la persona haya reducido sus actividades al mínimo.

  1. Trastornos alimentarios:

La baja autoestima suele estar muy relacionada con el abandono de nuestra apariencia y por tanto, va de la mano con los trastornos alimentarios. Es común que las personas sientan que han perdido toda estabilidad emocional y que se refugien en la comida como fuente de placer.

  1. Autolesiones:

En algunas ocasiones la baja autoestima llega a situaciones extremas y la persona puede llegar a pensar que no merece vivir. Por lo tanto, los intentos de autolesiones van a estar latentes. Tengamos en cuenta que la persona no es capaz de ver lo que vale, no se siente querida, y se ha sumergido en un bucle de pesimismo por ello en los casos más extremos aparece la idea de querer terminar con esa vida tan negativa y frustrante que siente.

Ya hemos visto las consecuencias tan devastadoras que puede tener una baja autoestima. Y ahora la gran pregunta… ¿cómo sé si tengo una baja autoestima? A continuación, te invito a que realices este pequeño test denominado Escala de Autoestima de Rosenberg (puedes verlo haciendo click aquí), que te ayudará a valorar el grado de satisfacción que tienes contigo misma. Recuerda que es únicamente un ejercicio de valoración y orientación, y que en ningún caso constituye un diagnóstico clínico. Pero creo que te puede venir bien para tomar decisiones.

Además recordarte que en el vídeo te cuento las características de una persona con una baja autoestima que con toda la información anterior y realizando la Escala de Rosenberg pueden ayudarte a valorar si es momento de pedir ayuda psicológica y empezar a trabajar tu autoestima. No dudes en escribirme si te surgen dudas y recuerda que puedes pedir tu primera cita de valoración gratuita.

 

Comparte
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Comentarios
Ir arriba