Bulimia nerviosa: síntomas y tratamiento.

La bulimia nerviosa es un trastorno de la conducta alimentaria cuya característica principal son los atracones de comida recurrentes seguidos de conductas compensatorias inapropiadas para controlar el peso (vómitos autoinducidos, uso excesivo de laxantes y enemas, diuréticos, estar en ayunas, realizar ejercicio de forma compulsiva, etc). La persona tiene la sensación de que pierde el control respecto a la ingesta de alimentos (le cuesta controlar la cantidad o el tipo de comida que está ingiriendo). Además siente una preocupación extrema por su peso y su silueta.

En la mayoría de los casos este problema se inicia cuando la persona decide adelgazar debido a su insatisfacción corporal. Es habitual que tras iniciar la dieta la persona no obtiene los resultados que desea y el vómito le parece una perfecta idea para comer sin engordar.

La bulimia nerviosa afecta a más mujeres que hombres y se inicia de forma general al final de la adolescencia o al principio de la edad adulta.

Síntomas de la bulimia nerviosa

De forma general existen algunos signos y síntomas físicos, emocionales y comportamentales que nos indican que una persona puede estar padeciendo bulimia nerviosa. Habitualmente es complicado para la población general distinguir entre bulimia o anorexia nerviosa ya que ambos problemas tienen semejanzas, por ello es importante que consultes con un profesional. Algunas de las semejanzas son la gran obsesión por la delgadez por lo que intentan controlar el peso a través de diferentes métodos que son perjudiciales para la salud.

Contacta con nuestros profesionales

 

Algunos de los signos y síntomas de la bulimia nerviosa son:

  • Insatisfacción por el peso y la silueta.
  • Miedo excesivo a aumentar de peso.
  • Provocarse el vómito después de cada atracón de comida.
  • Abuso de laxantes, enemas o diuréticos.
  • Comer de manera rápida y excesiva en un plazo muy corto de tiempo (atracones de comida).
  • Hacer ejercicio de forma intensa, especialmente después de las comidas con el objetivo de quemar lo ingerido.
  • Cambios bruscos de peso.
  • Sentimientos de pérdida de control.
  • Cambios bruscos de humor
  • Dolores de garganta provocados por la autoinducción del vómito.
  • Esmalte dental desgastado debido al contacto constante de los dientes con el ácido estomacal.
  • Ganglios hinchados en el cuello y la cara.
  • Mejillas hinchadas.
  • Menstruación irregular.
  • Baja autoestima.
  • Problemas digestivos.

Tipos de bulimia nerviosa

  • Purgativa: la persona que padece este problema utiliza como método compensatorio la provocación del vómito, el abuso de laxantes, enemas o diuréticos.
  • No purgativas: la persona recurre a métodos compensatorios como el ejercicio físico muy intenso o el ayuno. Sin embargo, no se provoca el vómito ni utiliza laxantes o diuréticos.

Consecuencias de la bulimia nerviosa

Es importante señalar que las consecuencias varían dependiendo del tiempo y la gravedad de los síntomas de cada persona concreta. Sin embargo, es fundamental señalar que esta enfermedad puede llegar a causar efectos irreversibles a la persona. Igual que ocurre en la anorexia nerviosa la detección y tratamiento precoz son importantes para que la persona pueda recuperarse.

Algunas de las principales consecuencias son las siguientes:

  • Consecuencias físicas:
  • Caries dentales.
  • Deshidratación.
  • Ruptura del estómago y esófago.
  • Desequilibrio de los electrolitos.
  • Úlceras estomacales.
  • Alteraciones cardiovasculares que en casos graves pueden ocasionar un paro cardiaco.
  • Problemas renales.
  • Osteoporosis.
  • Estreñimiento.
  • Consecuencias emocionales:
  • Síntomas depresivos.
  • Aumento del riesgo de suicidio.
  • Baja autoestima.

 Como padres, ¿a qué debemos estar alerta?

A continuación te voy a indicar una serie de signos que te pueden ayudar a identificar si tu hija está empezando a padecer este problema:

  • Sospechas que come a escondidas.
  • Desaparece grandes cantidades de comida, especialmente alimentos con alto contenido calórico.
  • Observas que no presenta control en las ingestas.
  • Olor a vómito.
  • Va al wc después de las ingestas.
  • Alterna periodos de ingestas excesivas con periodos donde prácticamente ayuna.

Si crees que tu hij@ adolescente presenta estos síntomas no dudes en llamarnos. En Psicología Monzó podemos ayudaros. Además en el video podrás obtener información acerca de nuestro tratamiento para la bulimia nerviosa.

Sumario
Título
Bulimia nerviosa: síntomas y tratamiento.
Descripción

La bulimia nerviosa es un trastorno de la conducta alimentaria cuya característica principal son los atracones de comida recurrentes seguidos de conductas compensatorias inapropiadas para controlar el peso (vómitos autoinducidos, uso excesivo de laxantes y enemas, diuréticos, estar en ayunas, realizar ejercicio de forma compulsiva, etc)

Comparte
Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Comentarios