¿Cómo afectan las voces críticas a nuestra autoestima?

Conforme nos vamos desarrollando, solemos interiorizar una voz que nos acompaña el resto de nuestra vida. Es muy parecida a esa voz con la que nos expresamos hacia el mundo exterior. Sin embargo, esta voz en muchas ocasiones se vuelve muy dura y crítica. Es cómo un juez y nos confronta con cada error que cometemos. Es común en trastornos como la depresión, la ansiedad, la baja autoestima, con una visión catastrofista y focalizada en el fallo. También es común que acompañe a personas con rasgos de perfeccionismo y autoexigencia.

¿Qué es el saboteador interno?

“No lo vas a hacer bien”, “No vas a ser capaz”, “No vas a poder”, “Ya no toca hacer esto”, “Ahora no… quizás en otro momento”

¿Te suenan estas frases? ¿Alguna vez te has sorprendido a ti misma hablándote así? Enhorabuena, acabas de conocer a tu saboteadora interna. Sí, esa voz que no te deja avanzar. Esa voz que te provoca la paralización.

Todos (o al menos una gran mayoría de las personas) tenemos un saboteador interno. Tenemos esa vocecita que lejos de apoyarte te alienta a dejar cualquier objetivo, meta, reto con numerosas excusas. Además, es esa voz que abandera la “justicia interna” y te juzga, te valora y te hace sentir culpable si lo intentas pero también sino lo intentas. En definitiva, te paraliza y te deja en un estado de profunda desesperanza que te lleva a sentirte incapaz de avanzar.

Anabel González (2017) dice que tenemos dentro al nuestro peor enemigo a nuestro crítico más despiadado. Sin embargo, solo somos conscientes de lo que viene desde fuera ya que lo interno está bloqueado. Es decir, nos cuesta ser conscientes de aquello que viene de nuestros propios pensamientos.

Esta vocecita no nos deja en ningún momento. Trata de censurarte, te provoca emociones negativas y acaban de quitarte las ganas de hacer absolutamente todo aquello que te habías propuesto. Piensa que tiene un poder de convicción altísimo, para el cual en numerosas ocasiones te faltan muchas fuerzas para callarla.

¿De dónde nace nuestra voz crítica?

Nuestra voz crítica proviene de experiencias negativas dirigidas hacia ti en la infancia y adolescencia y, que además has interiorizado como tu propio punto de vista.

Esa voz interior repite aquellos conceptos negativos que han sembrado en ti esas figuras de autoridad muy cercanas (progenitores u otras figuras importantes), y cuya opinión te resultaba muy importante. Imagínate que de pequeño te decían “eres una vaga” por no ayudar con las tareas domésticas, es muy probable que tu crítico interior intente convencerte de que “no eres suficiente” para conquistar a esa persona exitosa que te gustaría ser. De forma que acabas desistiendo de forma precipitada y dejas pasar las oportunidades que se te presentan.

Relación entre nuestra voz crítica y nuestra autoestima

La gran mayoría de las personas lidiamos con pensamientos persistentes que nos dicen que no somos lo suficientemente buenas. Pensamientos que hacen hincapié en nuestros defectos y nos ofrecen un amplio catalogo de nuestros fracasos pasados. En definitiva, nos proporcionan una cantidad increíble de argumentos que nos lleva a juzgar absolutamente todo lo que hacemos o dejamos de hacer.

La baja autoestima es la causa de nuestras inseguridades, nos provoca vínculos tóxicos con los otros, miedo al fracaso y a la soledad, a no creer que hacemos las cosas bien, sentimos que no estamos a la altura, etc. A estos pensamientos también solemos encontrar otro problema común en la actualidad: no gustarse a sí misma y un profundo sentimiento de vergüenza hacia su propio cuerpo.

¿Te imaginas a una persona que te siguiese a todos lados diciéndote “todo lo haces mal”? ¿Se lo permitirías? Imagino que la respuesta es “NO”. Entonces tampoco deberías permitir a tu crítica interior estar siempre presente señalando absolutamente todos tus errores, actos, pensamientos, sentimientos, etc.

¿Te imaginas cogerte unas vacaciones de tu crítica interior? No quiero crearte falsas expectativas pero para ello lo primero que tienes que hacer es conocerla en profundidad a esa vocecita.

¿Mi crítico interior está guiando mi vida?

  • Te castigas por errores que cometes y cuyas consecuencias son mínimas. Por ejemplo: te castigas si pierdes el autobús ya que conocías los horarios o te castigas cuando una receta te sale mal.
  • Te críticas después de haber corregido un error. Por ejemplo, cuando llamas a un número equivocado o cuando después de haber pedido disculpas sigues pensando en ello todo el día.
  • Sólo tienes presente tus rasgos negativos. Focalizas tu atención en tus defectos y no eres capaz de ver tus fortalezas. Por ejemplo, “se te da mal los números, no vas a ser capaz de organizar tu economía”, “siempre hablas demasiado”, “no tienes nada de paciencia con tus hijos”, “nunca vas a ser capaz de lograr ese sueño”, etc.
  • Maximizas tus errores y minimizas los del resto. Es decir, utilizas diferente vara de medir en función de si el error es propio o ajeno. Además te muestras inflexible a tus propios errores y defectos.
  • Te culpas por acontecimientos que no dependen de ti. Por ejemplo, cuando alguien te trata mal y no expresas cómo te has sentido rumias hasta creerte que has sido responsable de lo que ha sucedido.

En el vídeo voy a contarte qué puedes hacer para aprender a identificar a tu crítica interior y los primeros pasos para empezar a cambiarla. Recuerda que tu crítica interior afecta a tu autoestima y a tu bienestar. Te recuerdo además que puedes ver un vídeo acerca de las consecuencias de la baja autoestima. Trabajar nuestra autoestima y nuestra vocecita interior nos ayuda a sentirnos mejor.

Comparte
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Comentarios
Ir arriba

Únete a nuestra Newsletter​

Consentimiento
  •   
¿Sobre qué temas estás interesado?
  •   
  •   
  •   
  •   
Si tienes dudas visita nuestra política de privacidad y datos.