Cómo evitar que el verano acabe con tu relación de pareja.

Los últimos datos del Consejo General del Poder Judicial nos muestran que durante el cuarto trimestre del año se produce un aumento considerable en el número de divorcios. Este dato es llamativo ya que si observamos es un comportamiento que se repite cada año.

Las rupturas se producen justo después de las vacaciones, lo que nos hace pensar a los expertos que el mayor tiempo de convivencia es lo que lleva a aumentar el número de divorcios. Por tanto, las vacaciones son el momento en el que más pesan los problemas latentes en el matrimonio.

¿Qué nos ocurre en verano?

Todos los que piensan en separarse podrán responder a esta pregunta: ¿Qué nos frustra a nuestra vuelta de vacaciones como para decidir romper nuestra relación de pareja? En consulta escucho numerosos calificativos negativos de unos a otros, ellos saben mejor las razones de sus rupturas. Sin embargo, voy a darte una serie de herramientas para que tu relación de pareja sobreviva al verano.

  • Si tú no te sientes bien contigo mism@ todo lo de tu alrededor te va a molestar: analiza que es lo que te está ocurriendo. En numerosas ocasiones suele estar relacionado al cansancio, la tristeza o la baja autoestima. Habla con tu pareja que es lo que te sucede. Pídele ayuda, no esperes a que adivine que es lo que te pasa.
  • Si tu pareja tiene problemas, demuéstrale que estás a su lado: sentirse apoyado da seguridad en uno mism@, nos ayuda a mejorar nuestra autoestima y nos hace sentirnos protegidos e importantes para el otro.
  • Es fundamental tener vida propia: el mayor error de una pareja es hacerlo todos juntos. Una relación son dos personas individuales que han decidido compartir su vida, no anularse. Mantener la vida privada dentro de la relación de pareja la fortalece.
  • Las parejas cambian con el tiempo: a veces las parejas quieren estar como los primeros días de la relación y esos no perduran en el tiempo. Las relaciones maduran y evolucionan.
  • Comunicaros mucho y llegad a acuerdos: recordad que las soluciones extremistas no son buenas. Cuando tengáis problemas no entréis en “bucle”, tomad aire y así encontrareis soluciones.
  • Todas las relaciones tienen altibajos: las crisis de pareja bien gestionadas son una fuente de aprendizaje.
  • Todas las parejas son únicas: no pongáis en vuestra pareja actual las intenciones o acciones que tuvieron con vosotros otras parejas. Recuerda que la persona con la que estás no es con la que estuviste, por lo que no es justo que pague con los errores que cometió otra persona.

Contacta con nuestros profesionales

 

Pautas para no discutir en verano:

  1. Elige el lugar al qué queréis ir de vacaciones: si no hay coincidencia, hay que aprender a negociar. Hay que elegir un lugar que medianamente puedan disfrutar los dos miembros de la pareja.
  2. Decidir qué hacer: es fundamental respetar las necesidades o gustos de cada uno de los miembros. Por ejemplo, si alguno de los miembros quiere dedicarle tiempo a alguna actividad deportiva no significa “quitarle tiempo” a la pareja. Como hemos visto anteriormente es muy saludable permitir que cada uno disfrute de sus necesidades.
  3. Reencuentro con el sexo: la vida cotidiana que se desarrolla durante el año interfiere en la vida sexual de una pareja, dado que nuestro ritmo actual es muy intenso. Por ello, aprovecha las vacaciones para disfrutar de vuestra vida sexual.
  4. Compartir las tareas diarias: dado que las vacaciones son para todos es importante repartir las responsabilidades y las tareas de forma consensuada para evitar reproches y discusiones.
  5. Gestionar las relaciones con la familia: las familia suelen ser un motivo de conflicto entre las parejas. Los ejemplos suelen ser similares: vacaciones con la familia o sólo la pareja, cuando hay hijos la cosa se complica. Es importante que en las vacaciones la pareja (con o sin hijos) disfrute de unos días solos sin la familia.
  6. Tiempo con los amigos: es común que cuando las parejas no están bien busquen compartir las vacaciones con amigos para evitar la intimidad y que no aparezcan los conflictos o el aburrimiento. Hay que tener en cuenta que esto en muchas ocasiones no nos beneficiará ya que “escondemos nuestra tierra bajo la alfombra”. Por otro lado, en aquellas parejas que no están en crisis y deciden compartirlas con amigos, es fundamental que no desaparezcan los momentos de pareja.

Espero que estás herramientas te ayuden a pasar un buen verano con tu pareja.

Sumario
Cómo evitar que el verano acabe con tu relación de pareja.
Título
Cómo evitar que el verano acabe con tu relación de pareja.
Descripción
Los últimos datos del Consejo General del Poder Judicial nos muestran que durante el cuarto trimestre del año se produce un aumento considerable en el número de divorcios. Este dato es llamativo ya que si observamos es un comportamiento que se repite cada año.
Autor
Publicado por
Psicología Monzó
Logo
Comparte
Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Comentarios