Cómo marcarnos objetivos alcanzables en este nuevo curso.

Tanto en el mes de Septiembre como en el de Enero nos entran ganas de comernos el mundo y de pensar en un montón de tareas, metas y objetivos a realizar. No puedes dejar escapar esa emoción tan intensa porque sabes que a lo largo del año va a ir disminuyendo. Cada Septiembre estrenamos una larga lista de buenos propósitos, con la que pretendemos motivarnos para, de una vez ir a por todas, ir a por todos esos objetivos pendientes que hemos dejado colgados el curso anterior.

Y con las palabras mágicas de…. “este nuevo curso me propongo….” Y ahí empiezan a desfilar nuestros propósitos y metas:

“Dejar de fumar, así no puedo seguir.

“Ir al gimnasio tres días a la semana”.

“No gritar a los niños y controlar mis nervios cuando están revoltosos”.

“Perder esos kilos de más”

“Mantener una dieta saludable”.

“Estudiar las asignaturas día a día y no dejarlas para último momento”.

….. Seguro que muchos de ellos te suenan y ahora que empieza el nuevo curso te ves con ganas de mantener.

Para mantenerlos es fundamental distinguir entre DESEO y OBJETIVO. Deseo es anhelar que algo ocurra, sin que tengamos que hacer nada al respecto. En cambio, objetivo es un fin hacia el que dirigimos nuestras acciones ya que sentimos y creemos que lo que hacemos nos encaminará a conseguirlo.

Cuando mis pacientes se encuentran con esta ambivalencia les indico: “Deja los sueños, y vamos a marcarnos objetivos. Deja de cruzar los dedos, y vamos a pensar qué puedes hacer tú para acortar la distancia entre tu “yo real” y tu “yo ideal, y EMPECEMOS”.

Es fundamental que para que todo esto no quede en un listado de vagas intenciones que vas olvidando a lo largo del curso, lo mejor es marcarte unos objetivos concretos, realistas y alcanzables. Unos objetivos que estén mal definidos aumentan la probabilidad de que vuelvan a caer en “saco roto”.

Contacta con nuestros profesionales

 

A continuación te indico algunos puntos para que puedas marcarte objetivos de forma eficaz:

  1. EXPRESA EN POSITIVO:

Habla de aquello que quieras conseguir, no de lo que quieres que desaparezca. Esto te va a ayudar a concentrarte en una acción positiva que es más fácil de llevar a cabo. Utiliza está pregunta “¿A dónde me quiero acercar?” te será más útil que “¿De qué me quiero alejar?”.

Visualiza el lugar al que quieres llegar y habla en términos de acciones positivas: “quiero aprender a…”, “quiero estar en…”, “quiero hacer….”, “quiero sentir…”, etc.  En lugar de utilizar expresiones negativas como: “no quiero estar en…”, “no quiero hacer…”, “no quiero verme en…”, etc. ¿Eres consciente de la diferencia?

  1. SE ESPECÍFICO CON TUS OBJETIVOS:

Observa la diferencia entre “quiero estudiar francés, dos horas a la semana los martes y jueves” o “tengo que ponerme a estudiar francés”. La primera expresión nos compromete más a realizar esa acción y nos ayuda a adquirir este hábito ya que, sabemos qué tenemos que hacer exactamente, cuándo y dónde.

Algunos de mis pacientes cuando les pido este ejercicio utilizan expresiones del tipo “ser feliz”, “desarrollar mi carrera profesional”, “ser buena persona”, etc. Todos estos objetivos son generales y abstractos, es necesario que los delimitemos más para dirigir la acción de forma eficaz.

  1. MARCATE OBJETIVOS QUE DEPENDAN DE TI:

Muchas veces nos marcamos objetivos que no dependen de nosotros mismos. Debemos proponernos objetivos que dependan directamente de nuestras acciones y que no estén condicionados a la conducta de otras personas.

Observa la diferencia entre “voy a intentar que haya tranquilidad en casa”, la tranquilidad va a depender de terceras personas y escapa de nuestro control. Sin embargo, “cuando los niños griten, voy a utilizar la técnica de extinción y no voy a levantar la voz” este objetivo te coloca como agente activo de la conducta.

  1. MARCATE OBJETIVOS COMPROBABLES, QUE PUEDAS MEDIRLOS.

El enunciado “quiero ir a Yoga lunes y miércoles a las 18 horas”, te permite comprobar rápidamente si lo logras o no, y en qué porcentaje. Sin embargo, la meta “quiero hacer más deporte” es demasiado ambiguo y difícil de medir.

Cuando concretamos cantidades y parámetros, te va a resultar más sencillo de valorar y ver cómo va siendo tu evolución. De forma que puedes tomar decisiones respecto a tu proceso y puedes ir modificando las acciones que debes de dar.

  1. DESGLOSA TUS OBJETIVOS EN PEQUEÑAS METAS DE CONSECUCION MÁS RÁPIDA.

En consulta, siempre les digo a mis pacientes que es fundamental que visualicemos los objetivos como una escalera que vamos subiendo peldaño a peldaño de forma gradual. Esto va a aumentar la motivación y tu confianza en lograrlo.

Por ejemplo, vamos a desglosar el objetivo general “Quiero hacer más deporte” en objetivos más específicos y de consecución rápida, “Hoy correré 10 minutos y caminaré 20. La próxima semana correré 15 minutos y caminaré 15. La siguiente semana pasaré a correr 20 minutos y caminaré 10”.

Es decir, la idea sería asociar cada submeta a un periodo temporal. De forma que tendremos pequeños objetivos diarios, semanales, mensuales y trimestrales.

Recuerda que la forma en la que plantees tus objetivos va a determinar en gran medida su consecución.

En el vídeo vas a poder obtener más información acerca de cómo marcarte objetivos personales de forma efectiva. No dudes en escribirme si te surgen dudas.

Comparte
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Comentarios
Ir arriba