¿Cuándo acudir a Terapia Psicológica?

Para decidir cuándo acudir a terapia psicológica tenemos que tener en cuenta varios factores. En cualquier caso, cualquier persona puede beneficiarse de la terapia psicológica a modo de crecimiento personal, ya que te ayudará a incrementar y mantener tu bienestar general. Sin embargo, hay otra serie de circunstancias que necesariamente requerirían de atención psicológica.

De forma general, podríamos decir que es recomendable acudir a terapia psicológica cuando existe un problema que supera tus fuerzas en ese momento para solucionarlo, te impide vivir y sentir bienestar y, que por tanto te genera malestar y sufrimiento. Pero… ¿cuándo existe un problema? Un problema existe cuando hay una discrepancia entre lo que haces y lo que quisieras estar haciendo o entre los resultados que quisieras tener. Por esta razón todos los individuos podrían necesitar ayuda psicológica en algún momento de su vida.

Algunos motivos (muy generales!!!) para acudir a terapia psicológica podrían ser:

¿Cuándo acudir a terapia psicológica?

 

  1. Sientes que pierdes el control de tus emociones:

Una de las principales razones para acudir a terapia psicológica es encontrarse desbordado a nivel emocional. Es decir, sientes emociones que no son acordes a la situación en la que te encuentras y con una intensidad desbordante.

  1. Te encuentras en una situación personal límite:

Hay ocasiones en las que determinadas situaciones externas nos desbordan. Si te ocurre esto, acudir a terapia psicológica te va a ayudar a evaluar si tus estrategias son adecuadas o suficientes para abordar esas situaciones. Así como, trabajaras nuevas estrategias que te permitirán controlar tus emociones.

  1. Eres pesimista por naturaleza:

Te valoras de forma negativa con frecuencia, sientes tristeza durante bastante tiempo sin tener motivos objetivos que justifiquen dicha emoción, ves el futuro de un modo “negro”, etc.

Contacta con nuestros profesionales

 

  1. Tu cabeza es cómo una “centrifugadora” de pensamientos negativos:

Los pensamientos intrusivos negativos son comunes en todas las personas. Sin embargo, cuando empiezan a convertirse en una obsesión y nos preocupan queriendo eliminarlos sin conseguirlo aumenta nuestra ansiedad de forma considerable. Mediante la terapia psicológica vas a aprender a manejarlo de forma que no se convierta en obsesiones.

  1. Tienes ataques o crisis de ansiedad:

Hay momentos en los que sientes un miedo intenso y sientes síntomas como taquicardia, mareos, temblores, sudoración, sensación de falta de aire, sensación de desmayo, etc. Además, puedes llegar a creer que tu vida está en peligro. Llegados a este punto es fundamental que acudas a terapia psicológica para que un especialista pueda evaluar si estás sufriendo problemas de ansiedad.

  1. Tienes dificultades para conciliar el sueño:

La dificultad para conciliar el sueño puede ser un síntoma de numerosos problemas. Cuando se haya descartado un problema orgánico es fundamental acudir a un psicólogo para ver qué es lo que causa estas dificultades.

  1. Sientes miedo de hablar en público o dificultades para relacionarte.
  2. Tienes miedo a perder el control:

Sientes que ante determinadas situaciones puedes llegar a perder el control. Además sientes una fuerte ansiedad cuando esto ocurre.

  1. Has pasado una situación traumática.

Razones positivas por las que acudir a terapia psicológica:

 

  1. Un espacio solo para ti:

Muchas personas se relegan a un segundo plano y anteponen las necesidades de los demás (pareja, familia o hijos) a las suyas propias. Esto te va a pasar factura en el plano emocional y suelen surgir sentimientos de vacío y soledad, que no entienden ya que en realidad están rodeados de gente.

Si acudes a terapia psicológica este espacio va a ser para ti. Te va a permitir cuidarte y dedicarte atención. Vas a poder hablar de tus problemas, preocupaciones, necesidades y/o sueños.

  1. Te va a escuchar sin juzgarte:

La psicóloga te va a escuchar sin realizar juicios de valor. En la sesión vas a encontrar un espacio en el que vas a poder hablar sin temor a que te critiquen o a ser juzgado.

Además, intentará comprenderte y explicarte qué es lo que te está sucediendo para poder ayudarte.

  1. Comprender lo que realmente te ocurre:

Hay ocasiones en las que las emociones toman el control de nuestra vida y nos impiden pensar y actuar con claridad. Te bloquean o te impulsan a tomar decisiones que en otros momentos no habrías considerado.

Mediante la terapia psicológica vas a encontrar el camino y vas a poder buscar explicaciones de lo que te sucede. Habitualmente me encuentro personas que acuden a mi consulta y se sienten automáticamente aliviadas cuando encuentran una explicación a los síntomas que llevaban experimentando un tiempo. Así mismo, hablar de tus preocupaciones te va a ayudar a concienciar muchos detalles que habías pasado por alto.

  1. Te va a permitir aprender a gestionar tus emociones, pensamientos y comportamientos:

Mediante la terapia psicológica vas a aprender a identificar y cambiar tus pensamientos distorsionados que te hacen sentir mal. Así mismo, vas a aprender a gestionar tus emociones y hábitos negativos logrando conseguir hábitos más saludables.

  1. Conocerte mejor y conocer a aquellos que te rodean:

La terapia psicológica te va a ayudar a conocerte mejor a ti y a los que te rodean. Ya que a medida que profundices en tus sentimientos vas a ser más empático con los demás y entenderás los motivos de sus comportamientos.

  1. Vas a obtener un punto de vista más global y objetivo:

En consulta, el psicólogo no opina sobre tus valores o experiencias. Te va a brindar un punto de vista profesional acerca de lo que te está ocurriendo. Te va a ayudar a buscar una explicación para que puedas comprender qué te sucede y te acompañará en la búsqueda de la mejor solución para ti.

Debido a que el profesional no está involucrado a nivel emocional, le permite brindarte una perspectiva más global acerca del problema. Gracias a esto, vas a poder tomar conciencia de aquellos factores que te impiden avanzar y te ocasionan emociones negativas.

Como habrás visto no sólo se acuda al psicólogo cuando uno está mal y se siente desbordado. También es una buena oportunidad para acudir cuando tenemos que tomar una decisión importante en nuestra vida, para profundizar en nuestras necesidades y tener una visión más clara de la vida que deseamos.

Desde Psicología Monzó vamos a ayudarte a darle un vuelco a tu vida, a mejorar tus relaciones de pareja, a conseguir tus metas, a mejorar tu autoestima y ganar confianza en tu vida.

 Si quieres solicitar una cita gratuita para que pueda asesorarte HAZ CLICK!
Comparte
Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Comentarios