El autocuidado como pilar básico en nuestra vida.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) define el término “autocuidado” como la capacidad de las personas, familias y comunidades para promover y mantener la salud, prevenir las enfermedades y hacer frente a cualquier dolencia con o sin el apoyo de profesionales de la salud. La OMS, también comenta que intervienen en dicho proceso diversos aspectos:

  • Nutrición: tipo y calidad de los alimentos consumidos.
  • Higiene: general y personal.
  • Factores ambientales: condiciones de vida, hábitos sociales, etc.
  • Estilo de vida: actividades deportivas, ocio, consumo de sustancias tóxicas como tabaco y/o alcohol, etc.
  • Factores socioeconómicos: creencias culturales, nivel de ingresos, etc.
  • Automedicación.

¿Por qué es importante el Autocuidado Personal?

Es habitual que algunas personas esperen el cuidado de otros y olviden el suyo propio. Es decir, son personas que se dedican a cubrir y cuidar las necesidades de las personas que quieren olvidando su autocuidado personal.

El autocuidado personal se define como el conjunto de acciones que emprende una persona en beneficio de su salud y bienestar. Se trata una cualidad innata a todo ser humano para garantizar nuestra supervivencia y, la de su familia y grupo social. Al conjunto de acciones que realizamos en torno a nuestro cuidado personal lo denominamos “hábitos de vida”. Los hábitos que adoptemos van a condicionar nuestro estado de salud general e interaccionan con nuestro estado físico, mental y emocional.

Por ello, el autocuidado personal es una parte fundamental de la prevención de patologías físicas y emocionales. Cuando cuidamos de nosotros mismos, escuchamos nuestras necesidades y respondemos a ellas estamos mucho más cerca de nuestro bienestar.

Tipos de Autocuidado:

Es habitual que utilicemos excusas del tipo que no tenemos tiempo para ignorar nuestro autocuidado personal.

Sin embargo, es que existen numerosas cosas que podemos realizar por nosotros mismos, y ninguna de ellas es especialmente complicada o requiere de muchísimo tiempo o planificación. Mi recomendación es que busques algo con lo que realmente disfrutes y que se ajuste a tu vida y valores.

A continuación, voy a contarte los tipos de Autocuidado para que puedas ser consciente de cuanto puedes hacer por ti:

  • Autocuidado Emocional:

Cuando se trata de nuestra salud emocional, una de las principales recomendaciones es que te asegures que estás conectada con tus emociones.

En algunas ocasiones algunas personas rechazan sentimientos como la tristeza, el enfado o la frustración, pero es saludable y necesario sentirlos, aceptarlos y seguir adelante.

No hay emociones buenas o malas. No eres culpable de las emociones que sientes; sólo eres responsable de cómo te comportas en respuesta a esas emociones.

Ejemplos de autocuidado emocional:

  • Registrar diariamente tus emociones siendo honesta con ellas.
  • Pasar tiempo con amigos o familiares con los que nos sintamos emocionalmente conectados.
  • Dedicar tiempo para reflexionar y reconocer lo que realmente no está funcionando.
  • Permitirse experimentar y sentir las emociones “negativas”.
  • Practicar meditación.
  • Buscar una actividad donde puedas expresar tus emociones: pintar, bailar, escribir, etc.
  • Autocuidado intelectual:

Hacemos referencia al Autocuidado Intelectual cuando ejercitamos nuestra mente, estimulamos nuestro pensamiento critico y nuestra creatividad.

Ejemplos de Autocuidado Intelectual:

  • Leer libros que nos enriquezcan.
  • Practicar actividades creativas: dibujar, escribir, tocar un instrumento, etc.
  • Aprender a realizar una actividad nueva.
  • Dedicar tiempo a formarnos en algo que nos interese.
  • Autocuidado Físico:

Haríamos referencia a atender a las necesidades de nuestro cuerpo y nuestra salud.

La actividad física es fundamental para nuestro bienestar corporal y mental. Además nos ayuda a liberar estrés.

Ejemplos de Autocuidado Físico:

  • Realizar menú semanal.
  • Cocinar comida saludable.
  • Prestar atención a nuestro descanso.
  • Realizar ejercicio físico.
  • Mantenerse activa.
  • Autocuidado Social:

Mantenernos conectados con otras personas es fundamental para nuestra felicidad. Nos ayuda a no sentirnos solos. Sin embargo, no se trata únicamente de hacer cosas por hacer, sino de elegir aquellas actividades que nos hagan sentir bien.

Ejemplos de Autocuidado Social:

  • Quedar con un amigo para comer.
  • Mantenerte conectado con tus amigos a través de videollamadas.
  • Buscar un grupo social para realizar actividades que te interesen.
  • Dejar de lado a aquellas personas que no te hacen bien.
  • Autocuidado Espiritual:

El Autocuidado Espiritual consiste en conectar con tus valores y prestar atención a aquello que te importa de verdad. Está relacionado con quién eres a nivel interior.

Ejemplos de Autocuidado Espiritual:

  • Practicar meditación y atención plena.
  • Pasar tiempo en la naturaleza.
  • Llevar un diario donde escribamos tres cosas diariamente por las que nos sentimos agradecidos.

Muchas veces me encuentro a personas que piensan que al Autocuidado es algo en lo que tienen que invertir dinero. Sin embargo, si prestamos atención a su definición, autocuidado significa pararse, reconocer nuestras necesidades y hacer algo por nosotras mismas que nos beneficie.

El autocuidado es un hábito y una cultura de por vida. Es único para cada persona y es fundamental que este adaptado a tus necesidades.

No tienes que abordar todo a la vez. Te animo a que identifiques un pequeño paso por el que puedas empezar a cuidarte mejor. A continuación, coge tu agenda y planifica un tiempo para dedicarlo a tus necesidades. Prioriza el autocuidado en tus rutinas diarias.

Dedicando tiempo a cuidarte en todos los aspectos vas a descubrirte de otra manera. Me cuentas ¿Qué es el Autocuidado para ti?, ¿Dedicas tiempo a tu Autocuidado Personal?

Comparte
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Comentarios
Ir arriba

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que estás de acuerdo con esto, pero puedes optar por no hacerlo si lo deseas. Leer más

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar