Embotamiento afectivo: qué es, causas y patologías asociadas.

Las emociones son una parte imprescindible de nosotras mismas y por lo tanto son algo inherente de todo ser humano. Sin embargo, no todas las personas las experimentamos de igual forma.

Existen condiciones que pueden hacernos variar nuestro procesamiento de las emociones. En el post de hoy vamos a hablar de embotamiento afectivo – aplanamiento afectivo. Vamos a revisar qué es, cuáles son sus causas y qué patologías asociadas están relacionadas con este síntoma.

¿Qué es el embotamiento afectivo?

El embotamiento afectivo o aplanamiento afectivo, se refiere a la incapacidad de una persona para experimentar emociones ante situaciones que, por su naturaleza, deberían generar una respuesta de tipo emocional en la persona. Es decir, la persona se va a sentir indiferente ante un estímulo o circunstancia que debería generar una emoción muy concreta.

El embotamiento afectivo hace referencia a esa indiferencia, esa falta de respuesta emocional ante situaciones que deberían provocar directamente una reacción. Por ejemplo, ante una situación que nos provocaría una emoción intensa como alegría o tristeza la persona reacciona a nivel emocional de forma impasible en ese sentido.

Las emociones nos acompañan en nuestra vida de forma constante. Son una manifestación psicofisiológica de un estado mental concreto, y generalmente cualquier persona es capaz de reconocerlas, salvo algunas excepciones, como son algunas patologías.

Es en este punto donde entra en juego el embotamiento afectivo, como un fenómeno psicológico que puede paralizar esta capacidad temporalmente y hacer que la persona no tenga esa correspondencia emocional que se espera ante determinados eventos, que tienen un significado para la persona, de una manera u otra.

El embotamiento afectivo afecta a todas las emociones sin distinción entre aquellas de carácter “positivo o negativo”.

Hay que tener en cuenta que este fenómeno no siempre ocurre totalmente, sino que, en lugar de eliminar por completo la respuesta emocional, lo que puede hacer es suavizarla en un determinado grado, podemos observar desde una pequeña reducción de la respuesta hasta la casi inexpresividad emocional, o bien le falta total reacción a nivel emocional ante el estimulo o circunstancia en cuestión.

Principales causas del embotamiento afectivo.

El embotamiento afectivo es un problema, a menudo esta relacionado con trastornos psicológicos existentes como la psicosis y la esquizofrenia.

Sin embargo, también afecta a las personas que han sufrido situaciones traumáticas o extremas, como catástrofes, violencia física, violencia psicológica o la experiencia de una muerte inminente.

También es habitual que suela ocurrir cuando está bajo una presión intensa, el individuo que está sobrecargado u oprimido por las obligaciones, la culpa y los contratiempos.

El embotamiento afectivo tiene efectos graduales, causando el entumecimiento progresivo de las emociones. Puede o no estar asociado con otros trastornos psicológicos. Se recomienda hacer un seguimiento psicológico para el tratamiento ya que puede estar relacionado tanto con un episodio de depresión, como con trastornos psicóticos y trastornos de personalidad. También suele ser un síntoma común cuando hay consumo de sustancias psicoactivas.

Síntomas relacionados con el embotamiento afectivo.

Hay muchos síntomas que evidencian que se sufren embotamiento afectivo, si bien el diagnostico definitivo debería ser llevado a cabo tras una evaluación psicológica por el profesional.  Algunos de los comportamientos que se pueden observar son los siguientes:

  • Expresión no verbal: nos referimos a la postura y a la expresión facial que no resulta coherente con la interacción social, o no es apropiada a la circunstancia. Suelen mostrar oscilación o ausencia de expresión.
  • Anestesia afectiva: o indiferencia, suelen llevar a la persona no sólo a expresar sentimientos, sino también a ser incapaz de sentir ante cualquier circunstancia (buena o mala).
  • Síntomas físicos: es común que aparezcan síntomas físicos como temblores, respiración sibilante, sudoración intensa, palpitaciones, etc. Es decir, síntomas relacionados con la ansiedad.
  • Depresión grave: debido al aislamiento social al que se ven sometidos. Puede llevar a una perdida total de interés en la vida, incapacitando la desmotivación y consecuentemente al suicidio.

Tratamiento del embotamiento afectivo.

El embotamiento afectivo es fundamental que se trate con psicoterapia en cuanto se perciba. El objetivo será ayudar a la persona a desarrollar e internalizar la importancia de las emociones y de las relaciones afectivas.

Lo más importante es identificar este problema, ayudando a tratar las causas que provocan el embotamiento, ya que es un síntoma que produce mucho malestar a la persona y a su entorno. Por ello, si crees que tienes los síntomas que hemos comentado a lo largo del post es importante que contactes con un profesional.

Debido a que el embotamiento afectivo es un síntoma que aparece en diferentes patologías será fundamental identificar la causa. Y tenemos que tener en cuenta que no todas las personas tenemos la misma resonancia y reactividad emocional.

Algunas personas desarrollan este síntoma como mecanismo de defensa para aislarse del dolor que les produce otra circunstancia.

En todos los casos, la mejoría es posible. Es decir, cuando es un síntoma que aparece en un trastorno depresivo y trabajamos la depresión, el síntoma del embotamiento afectivo remitirá. En aquellos casos en los que se trata de una cualidad intrínseca a la persona, se necesitará un trabajo más profundo para que pueda conectar con el dolor. En cualquier caso, te animo a que contactes con un profesional para que pueda ayudarte. Recuerda que en Psicología Monzó puedes solicitar tu primera cita.

Comparte
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Comentarios
Ir arriba

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que estás de acuerdo con esto, pero puedes optar por no hacerlo si lo deseas. Leer más

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar