Estrategias Psicológicas para Superar el Duelo

La pérdida de un ser querido es una experiencia universal que inevitablemente forma parte de nuestras vidas. En Psicología Monzo, entendemos la complejidad del duelo y la necesidad crucial de ofrecer orientación y apoyo psicológico a aquellos que están atravesando este difícil proceso. En este post, exploraremos la definición de este proceso natural, estrategias psicológicas para superar el duelo, y cuándo es necesario considerarlo como patológico.

¿Qué es el Duelo?

El duelo es un proceso emocional y psicológico que experimentamos como respuesta a la pérdida de algo significativo en nuestras vidas. Esta pérdida puede manifestarse de diversas formas, desde la muerte de un ser querido hasta la ruptura de una relación importante. El duelo implica una serie de emociones y pensamientos que varían en intensidad y duración según cada individuo.

Tengamos en cuenta que el duelo es una emoción fuerte, en numerosas ocasiones abrumadora, independientemente de la razón que haya ocasionado está emoción. Es común que las personas que están transitando este proceso se sientan adormecidas y aisladas de su vida cotidiana, incapaces de continuar con sus obligaciones diarias y agobiadas por el sentimiento de pérdida.

Como comentábamos, el duelo es una reacción natural ante una pérdida. Es una experiencia universal pero muy personal. Por ello, las experiencias de duelo varían y están influencias por la naturaleza de la pérdida.

Es fundamental que las personas que están atravesando un duelo entiendan que no pueden controlar el proceso y que van a pasar por diferentes etapas a nivel emocional. Algunas de las reacciones emocionales más comunes son: ansiedad, miedo, culpa, confusión, negación, depresión, tristeza, shock emocional, etc.

El duelo se trata de una herida y, por tanto, requiere de un tiempo para su cicatrización.

Fases del duelo:

Negación:

“Cómo ha podido ocurrir”, “No es justo…”, “No puede ser verdad”. Son frases que la mayoría de las personas hemos utilizado en alguna ocasión. La incredulidad es la primera reacción ante este tipo de situaciones de pérdida. La negación es una fase que hay que atravesar y de la que tendremos que salir para poder digerir la pérdida. Negar es un mecanismo que utilizamos como forma de decirle al mundo que espere, que todavía no estamos preparados. El impacto de la noticia es tan fuerte que la persona deja de escuchar, de pensar y de entender. Es común que en los primeros momentos el impacto de la noticia sea tan grande que la persona sienta que no puede ni sentir emociones.

Enfado:

Es fundamental que reconozcamos esta emoción y la aceptemos, tratemos de verbalizar ese enfado o rabia. La rabia nos moviliza y nos anima a pedir ayuda. Nos impulsa a tomar decisiones y nos saca del agujero. Es importante que tengamos en cuenta que si no sacamos esa rabia se va a quedar enquistada.

Negociación:

 La persona fantasea con la idea de revertir la situación, se puede llegar a pactar con quien haga falta hasta incluso con Dios prometiendo cosas inverosímiles. Se buscan formas de hacer que lo inevitable no sea posible. Esta etapa suele ser breve ya que la persona se siente realmente agotada al estar todo el día pensando en soluciones.

Miedo o depresión:

“La vida es una mierda”, “No voy a ser feliz nunca”, “Ya no volverá”. La persona siente tristeza, vacío, profundo dolor e incertidumbre ante el futuro. La persona se siente agotada y cualquier tarea le resulta muy complicada. La persona suele pensar que este proceso no va a acabar nunca y que va a sentir esas emociones para siempre, sin embargo, la realidad es que solo desde ese punto podrá volver a recomponerse.

Aceptación:

Nos encontraríamos ante la última fase del duelo. No es sencillo aceptar lo que hemos perdido. La persona tiene la alternativa de no aceptar, pero una vez llega a esta fase es consciente de que si no lo hace el precio que va a pagar le va a resultar elevado. Llegar a esta fase requiere de un gran trabajo. Sentirse “uno más” es una manera de devolver el duelo a su lugar y trabajarlo como un aspecto más de la vida, del proceso en el que reconocemos que las pérdidas forman parte de la vida.

¿Cuándo consideramos que el Duelo se ha convertido en algo patológico?

El duelo sigue una trayectoria única para cada persona, pero en algunos casos, puede volverse patológico, afectando de manera significativa el bienestar emocional y mental. Se considera que el duelo es patológico cuando persiste de forma intensa y prolongada, interfiriendo con las actividades diarias y la capacidad de adaptarse a la vida cotidiana. En estos momentos, es esencial buscar apoyo psicológico profesional para facilitar el proceso de recuperación.

Es habitual que una pérdida no elaborada de forma adecuada de paso a problemas emocionales e incluso a problemas psicopatológicos al cabo de meses o incluso años. Sin embargo, un duelo elaborado de forma adecuado nos ayuda a mejorar nuestras capacidades futuras para enfrentarnos a situaciones de pérdida, frustración o sufrimiento.

Estrategias Psicológicas para Superar el Duelo:

Existen algunas consideraciones que puedes tener en cuenta a la hora de afrontar una pérdida:

  1. Reconoce y Acepta tus Emociones: Afrontar la pérdida implica permitirse sentir una gama completa de emociones, desde la tristeza hasta la ira. Reconoce y acepta estas emociones como parte natural del proceso de duelo.
  2. Busca el Apoyo de tus Seres Queridos: La conexión con amigos y familiares es fundamental durante el duelo. Compartir tus pensamientos y emociones con personas de confianza proporciona consuelo y apoyo.
  1. Considera la Terapia Psicológica:La terapia psicológica ofrece un espacio seguro para explorar tus sentimientos y recibir orientación profesional.
  2. Cuida de tu Bienestar Físico: La conexión entre el cuerpo y la mente es innegable. Asegúrate de cuidar tu salud física mediante una dieta equilibrada, ejercicio regular y un sueño adecuado.
  3. Establece Rituales de Conmemoración: Honrar y recordar a la persona fallecida a través de rituales, ceremonias o creando un espacio de conmemoración puede brindar consuelo y permitirte procesar la pérdida de manera significativa.
  4. Date Tiempo para Sanar: El duelo no sigue un calendario fijo. Permítete tiempo para sanar y no te apresures en el proceso. La autocompasión es clave en este viaje.

Entendemos la importancia de abordar el duelo de manera integral, brindando apoyo emocional y psicológico a aquellos que lo necesitan. Reconocemos que cada persona experimenta la pérdida de manera única, y nuestro compromiso es proporcionar orientación adaptada a tus necesidades específicas. Si sientes que estás lidiando con un duelo complicado o patológico, podemos ayudarte.

Comparte
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Comentarios
Scroll al inicio
Ir arriba
Abrir chat
1
Hola 👋
¿En qué puedo ayudarte?