La terapia infantil: en qué consiste y sus beneficios.

La psicoterapia infantil es un tipo de intervención terapéutica tiene como principal objetivo potenciar el bienestar emocional y social del niño. La diferencia principal respecto a la terapia de adultos es en la forma en la que llevamos a cabo la relación terapéutica.

Es fundamental que tengamos en cuenta los problemas psicológicos a edades tempranas. Por ello, un tratamiento eficaz a estas edades va a condicionar el futuro del niño de forma positiva y podemos además prevenir futuros problemas cuando se conviertan en adultos.

¿Qué es la terapia infantil?

Esta forma de terapia se basa en un conjunto de técnicas y métodos usados para poder ayudar a niñ@s que tienen problemas con sus emociones o conductas. Uno de los elementos que caracterizan a la terapia infantil es el uso del juego como elemento principal en la terapia.

Además, implicamos a la familia (y en ocasionales a la escuela y/o otras instituciones y profesionales) en el proceso terapéutico, por lo que en estos casos la relación terapéutica y la alianza es múltiple.

La terapia infantil es vivencial y experiencial. Ya que ponemos en práctica juegos y actividades para relacionarnos y comunicarnos con los niños. El lenguaje y la comunicación también son elementos importantes pero siempre adaptados a la etapa evolutiva en la que se encuentra cada niño, tanto a nivel de comprensión, de expresión, de cognición y de pensamiento.

Los terapeutas infantiles tenemos profundos conocimientos sobre el desarrollo evolutivo, las características de cada área (cognitiva, emocional, social, etc) en cada momento de la vida del niño. De esta forma vemos al niño en su totalidad y podemos trabajar con sus dificultades.

Trabajaremos con el niño de forma que le ayudemos a desarrollar y construir su autoestima de forma saludable. Algunos aspectos que solemos trabajar son: mejorar la comunicación, las habilidades sociales, estimular el desarrollo y mejorar su inteligencia emocional y relacional.

En definitiva, los terapeutas infantiles contamos con una experiencia adecuada y especializada para interactuar con los más pequeños mediante las técnicas adaptadas a su etapa evolutiva. Así como para entrenar a los padres en técnicas psicológicas que ayuden a influir en el comportamiento y emociones de sus hijos.

La terapia basada en el juego:

Los problemas emocionales que afectan a los niños, pueden tener un impacto en su vida de diferentes maneras, por ejemplo, es habitual que afecte a su rendimiento escolar o que ocasiones problemas de conducta en el domicilio.

Mediante la terapia basada en el juego conseguimos múltiples beneficios. El terapeuta creará un entorno protegido y estructurado (actuando de guía) con juguetes y juegos, para observar la conducta del niño e indagar en sus sensaciones, pensamientos y emociones. De esta manera el niño va a encontrar la manera de expresión para facilitar la comunicación de sus problemas, emociones, pensamientos y preocupaciones sin tener que verbalizar de forma directa el problema (como haría un adulto) y sin sentir que está siendo interrogado.

Desde Psicología Monzó utilizamos está técnica en numerosos problemas, algunos de ellos son: procesos de duelo, separaciones o dificultades familiares, bullying, cambios culturales, traumas infantiles, miedos infantiles, trastornos de conducta y/o de aprendizaje, problemas comportamentales, dificultades emocionales, etc.

Beneficios terapia infantil:

La psicoterapia infantil como hemos comentado tiene como objetivo principal abordar los problemas que pueda presentar el pequeño. Además de instaurar en él una autoestima sana, estimular su desarrollo y dotarle de herramientas eficaces para convertirse en su mejor versión de adultos.

Mediante la terapia infantil van a mejorar o desarrollar sus habilidades sociales y relacionales. Así como, van a aprender a afrontar los problemas y liberar tensiones.

Gracias al juego terapéutico vamos a conseguir que el niño exprese y controle sus emociones, fomentaremos la expresión de sus inquietudes y le daremos la confianza necesaria para expresar su personalidad tal y como es. Así mismo, el juego ofrece la ventaja de representar situaciones de su vida real pero manteniendo el distanciamiento emocional que el niño no tiene en su día a día, lo que le permite que explore y trabaje en posibles soluciones sin sentir la presión de las consecuencias de la vida cotidiana.

Me parece fundamental recordar que los padres son figuras imprescindibles en el proceso terapéutico infantil, ya que también van a aprender a analizar las situaciones donde los niños presentan dificultades y aprender a intervenir en ellos de una manera cariñosa y adecuada a su edad. De forma que les ayudaran a llevar una vida más adaptativa, feliz y sana.

Por otro lado, desde Psicología Monzó nos parece fundamental detectar las virtudes y aptitudes de los niños. De este modo, nuestra terapia aborda la globalidad del niño; es decir, por un lado trabajaremos el déficit o problema que padece el niño, y por otro lado estimularemos y potenciaremos esos talentos innatos para conseguir su máximo desarrollo.

Espero que este post te haya resultado útil. Para obtener más información acerca de cuándo llevar a un niño a terapia puedes visualizar el video. Ya que es habitual que no sepamos qué les pasa a los niños, pero conocemos y vemos que algo no va bien. En el video te cuento en qué es importante que te fijes y prestes especial atención.

 

Comparte
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Comentarios
Ir arriba