Niños rebeldes: ¿cuándo buscar ayuda?

Numerosos padres acuden a terapia y verbalizan situaciones de dolor respecto al comportamiento de su hijo. La mayoría de ellos no saben cómo actuar. Hay niños a los que les cuesta cumplir normas, seguir órdenes, y que en algunas ocasiones, desafían abiertamente a sus padres. Cuando les pedimos algo, solemos escuchar “no”, “ahora voy” o “luego”. Además, es común que presenten baja tolerancia a la frustración, quieren salirse siempre con la suya y parece que se sienten cómodos en el conflicto frecuente (muchos padres nos cuentan como parece “que nos buscan” y como en alguna ocasión, los encuentran).

La rebeldía en los niños:

Durante el crecimiento del niño, existe una fase en la que ponen a prueba a sus padres. Es decir, el niño tanteará hasta dónde puede saltarse los límites de los padres y estudiará cómo son sus reacciones. Esta fase es normal en el desarrollo del niño. Es importante que los padres muestren firmeza a la hora de poner los límites.

Es importante que diferenciemos entre la desobediencia o un posible problema a nivel comportamental. Algunos de los ejemplos de problemas a nivel comportamental que deberíamos valorar son los siguientes:

  • El niño ignora al adulto cuando le interpela.
  • Se repite todo demasiadas veces.
  • Abandona tareas sin terminarlas.
  • Nada consigue entretenerle. Todo le aburre.
  • Es muy desorganizado.
  • Las rabietas son frecuentes e intensas.
  • Desafía a adultos y se muestra agresivo.
  • Necesita continua supervisión por parte del adulto.

Conoce a nuestros profesionales


¿Por qué se comporta así?

Pueden haber numerosas causas que expliquen el comportamiento desafiante y disruptivo del niño. Es posible que tenga un temperamento difícil, o un carácter fuerte, o que tenga rasgos de personalidad que favorezcan este tipo de comportamientos. Estos factores son hereditarios.

Sin embargo, es fundamental el estilo educativo de los padres. Es imprescindible que los padres aprendan a hacer cumplir las normas. Debemos de tener en cuenta que los niños tienen una capacidad extraordinaria en llevar la perseverancia a su máxima. Por ello, la famosa frase de “por no oírles” debemos borrarla de nuestro vocabulario.

También es importante que se evalúe si existe otro problema que pueda estar influyendo en la conducta del niño. Por ejemplo, los niños con Trastorno por Déficit de Atencion e Hiperactividad suelen presentar problemas de conducta. Los niños que presentan un estado de animo bajo también suelen manifestar problemas de comportamiento.

Es importante acudir a un profesional si sospechamos que nuestro hijo pueda presentar cualquiera de estos problemas. Desde nuestro equipo de psicologos para niños en Majadahonda podemos ayudarte a evaluar cuál es la causa del mal comportamiento de tu hijo. Evaluaremos si se trata de un problema psicológico del niño o se trata de nuestro estilo de crianza, proporcionándote la ayuda necesaria para que desaparezcan este tipo de comportamientos. Además, en el video de la web podrás obtener más información acerca de qué podemos hacer cómo padres ante este tipo de circunstancias.

Comparte
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Comentarios
Ir arriba