¿Para qué sirve la Terapia Familiar?

 

Cuando nos imaginamos a alguien haciendo terapia, imaginamos una sesión de una persona con el terapeuta. También nos resulta fácil imaginar una sesión de grupo, en la que asisten personas con un problema común.

Existe también un tipo de terapia que se aplica sobre un grupo familiar, la denominada Terapia de Familia. En ella se tratan aspectos conflictivos entre miembros de la misma familia.  En Psicología Monzó somos especialistas en Terapia Familiar, a través de este post te vamos a explicar qué es y para qué la utilizamos.

¿Qué es la Terapia Familiar?

 

Entendemos por Terapia Familiar por aquella modalidad de terapia que centra en la familia el objeto de su intervención. Su principal objetivo es restablecer el equilibrio de la familia cuando surgen conflictos, tensiones o problemas de comunicación. También resulta muy útil cuando uno de sus miembros tiene problemas que afectan a la convivencia común.

Es fundamental que tengamos en cuenta que en la terapia de familia, aunque sea uno de los miembros quien presente la sintomatología, no buscamos culpables, sino que tratamos a la familia en su conjunto. La familia es un sistema en el que todos se influyen sobre los otros, por ello todos los integrantes pueden contribuir a la solución del problema.

Mediante la terapia de familia estudiamos aquellas dinámicas que se producen en la convivencia, escuchamos las demandas de todos los miembros de la familia, les enseñamos a cambiar patrones de comunicación y de conducta disfuncionales. En definitiva, les ayudamos a implementar cambios positivos en la familia y en la forma que tienen de relacionarse.

Conoce a nuestros profesionales

 

¿Cuándo debemos ir a Terapia de Familia?

 

Los problemas que surgen dentro de la familia pueden afectar a todos los integrantes. Es recomendable acudir a terapia cuando los problemas familiares son demasiado “grandes” para manejarlos y no mejoran, y además se han visto afectadas otras áreas de la vida.

La terapia familiar suele servir en los siguientes casos: conflicto entre los miembros de la familia, problemas en la comunicación, trastornos mentales de algún miembro de la familia, problemas de conducta en los hijos, problemas escolares, abuso de sustancias o adicción de algún miembro de la familia, desacuerdos con respecto al dinero, infidelidades, enfermedad o fallecimiento de un familiar, problemas con la familia extensa, cuidado de un familiar con necesidades especiales, separación o divorcio conflictivo y planificación de las custodias compartidas, etc.

Otros motivos comunes por los que las familias suelen acudir a terapia son: el nacimiento de un nuevo hij@, nuevas parejas y familias reconstituidas, rivalidad entre hermanos, dificultades para implementar límites y normas, procesos de reproducción asistida, menores en acogida y adopciones, jubilación, abuso o violencia familiar, independencia de los hij@s, acontecimientos vitales estresantes (fallecimiento de un familiar o enfermedad grave).

¿Cómo es una familia sana?

 

Todos sabemos que las personas no somos perfectas, por tanto, tampoco existe la familia ideal. Pero si podemos decir que existen familias funcionales. A continuación vamos a enumerar algunas características que comparten:

  • La comunicación es fluida y los miembros de la familia expresan libremente sus emociones sin temor a ser castigados o rechazados.
  • Los miembros de la familia saben a qué atenerse y respetan los límites de los demás
  • Hay normas y límites claros, pero flexibles.
  • Se protege a sus miembros sin caer en la sobreprotección.
  • Se fomenta el desarrollo y crecimiento de cada uno de los miembros y se respetan sus diferencias.

 

Resultados de la Terapia de Familia:

 

Cuando acudimos a terapia familiar, muchos individuos esperan resultados de forma inmediata. Habitualmente, la situación de conflicto conlleva un tiempo de reconstrucción y de desarrollo positivo que mejora lentamente. La terapia familiar es efectiva desde el análisis y tratamiento de sus miembros, es decir, tenemos un enfoque grupal.

Algunos de los beneficios que podréis lograr son los siguientes:

  • Mejorar la convivencia familiar.
  • Mejorar la comunicación de la familia. Cada miembro aprenderá a expresar sus pensamientos y emociones de manera asertiva.
  • Aumentaremos la capacidad para llegar a acuerdos.
  • Trabajaremos en la resolución de conflictos de forma que os ayuden a solucionar los conflictos que se presenten en el futuro.
  • Clarificaremos los límites, de forma que cada miembro de la familia sepa qué se espera de él.
  • Convertiremos a la familia en una fuente de apoyo y de comprensión.

Desde Psicologos Majadahonda queremos ayudarte a solucionar aquellos problemas que tu familia necesite. En el vídeo obtendréis más información acerca de qué debes saber antes de acudir a terapia de familia y qué debes hacer si uno de los miembros no quiere acudir. Para que podamos asesorarte de forma individualizada no dudes en contactarnos.

Comparte
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Comentarios
Ir arriba