Problemas de Autoestima

Seguro que en algún momento de tu vida has sentido que tenías baja autoestima. ¿Quieres saber lo que entendemos por problemas de autoestima y qué es lo que puede ocasionar? ¿Tienes dudas acerca de los principales problemas de autoestima? ¿Te gustaría saber si puedes mejorar tu autoestima? En este post voy a hablarte de todas estas preguntas.

  1. ¿Qué entendemos por problemas de autoestima?

La autoestima es fundamental en nuestra vida, ya que es la forma en la que nos valoramos a nosotros mismos.

Piensa en algo que parece muy “obvio”, si la forma en la que nos valoramos a nosotros mismos no es positiva (adecuada o razonable) parece lógico pensar que pueden surgir muchos problemas. Es decir, alguien con una autoestima baja se juzga en determinadas situaciones de la vida cotidiana cómo: “no soy capaz”, “no voy a poder”, “me van a rechazar”, “soy inferior”, “no soy valida”… son expresiones muy habituales que se repiten de forma constante aquellas personas con problemas de autoestima.

Los problemas de autoestima suelen ocasionar en la persona mucho sufrimiento. Ocasionando de forma habitual un estado de ánimo bajo y/o ansioso. Esto va a traer consecuencias en todos los ámbitos de la persona: personal, familiar, académico, laboral y social.

2. Problemas de autoestima más frecuentes:

Los problemas de autoestima y las circunstancias que los rodean tienen una relación muy estrecha. Por ello, es fundamental que el trabajo terapéutico englobe no sólo la autoestima en sí sino todos los factores relacionados.

Vamos a centrarnos en los principales problemas de autoesti ma:

Infravaloración personal:

No se trata únicamente de no confiar en nuestras capacidades sino que va mucho más allá. Se trata de no aceptarnos a nosotras mismas, de creer que no somos suficiente y que no podremos conseguir nada de forma autónoma.

Inseguridad en uno mismo:

La persona está constantemente valorándose como incapaz. Por ello, a la hora de afrontar cualquier tipo de circunstancia siente que no cuenta con las capacidades para hacerle frente. Además, es habitual que la persona siente dudas de cualquier situación.

Pensamientos negativos:

Dado que la persona está constantemente preocupada por agradar a los demás y dar una imagen MEGApositiva de sí misma suelen aparecer numerosos pensamientos automáticos del tipo: “no valgo”, “no se me da bien”, “soy muy inferior”, “no voy a ser capaz”, “me van a rechazar”….


Sentimiento de culpabilidad:

Las personas sienten que todo lo negativo que ocurre a su alrededor es culpa suya. Es decir, cualquier circunstancia la valoran como desastres propios. Habitualmente no es un hecho objetivo que sea esa persona la culpable, pero cuando alguien tiene ansiedad son muy habituales estas valoraciones.

Tratar de gustar a todos:

Es literalmente IMPOSIBLE. Además de poco sano.

Piensa que si intentas gustar a todo el mundo vas a dejar de comportarte tal y como eres. Así mismo, al tratar de agradar a todos con independencia de la situación, no va a ser asertiva y por tanto, te vas a olvidar de tus necesidades, deseos y derechos. Esto suele ocasionar sentimientos de tristeza además de perjudicar de forma extrema nuestra autoestima.

Anticipación:

La persona está obsesionada por el futuro. Siente y piensa que va a ser un futuro repleto de problemas que no va a saber resolver y que le va a ocasionar consecuencias negativas. Es muy habitual que la persona sea muy perfeccionista y quiera un futuro perfecto.

Comparación constante:

Es habitual que la persona se compare con absolutamente todo el mundo y encuentra mil ejemplos de personas, que parecen superiores a una misma en prácticamente todos los sentidos.

Dar como válidos los menosprecios de los demás:

La crueldad de otras personas se nos puede filtrar en el modo en el que pensamos sobre nosotras mismas. Es habitual que cuando alguien nos menosprecia, tendamos a creer que realmente hay motivos válidos para esta conducta. Además si este maltrato no es algo aislado la probabilidad de que terminemos odiándonos a nosotras mismas son muy altas.

Buscar tu felicidad en los demás:

Este problema es muy habitual. La persona se siente feliz y valorada cuando están o tienen pareja. Sin embargo, si no la tienen o su pareja no les valora, no se valoran a sí mismas.

En el próximo post os hablaré de las consecuencias a nivel emocional de tener una baja autoestima. Pero recordarte que la autoestima se puede mejorar! Desde Psicología Monzó trabajaremos tus pensamientos, ideas y creencias acerca de ti misma para que puedas mejorar tu autoestima. Recuerda que es fundamental trabajar nuestra “critica interior” como te contaba en el post anterior y ser consciente de nuestras fortalezas personales.

No dudes en escribirme si te surge cualquier duda. Puedes contactar conmigo para solicitar tu primera cita gratuita donde valoraremos tus problemas de autoestima.

Comparte
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Comentarios
Ir arriba

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que estás de acuerdo con esto, pero puedes optar por no hacerlo si lo deseas. Leer más

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar