¿Qué es la indefensión aprendida?

Nos gusta creer que somos completamente capaces de hacer aquello que sea necesario para cambiar una situación concreta que consideramos negativa para nosotros.

La investigación sobre lo que se conoce como indefensión aprendida ha demostrado que cuando las personas sienten que no tienen control sobre lo que sucede, tienden a rendirse y a conformarse con su destino.

¿Qué es la indefensión aprendida?

Es la condición en la que una persona se bloquea o se inhibe ante una situación aversiva. Se trataría de tener la sensación de que no podemos hacer nada ante lo que nos ocurre. Es “aprender” que no podemos defendernos ante un determinado suceso porque en el pasado hemos vivido una situación en la que no nos hemos podido defender.

Esta circunstancia fue estudiada por Martin Seligman, el padre de la psicología positiva. En un experimento que realizo en 1967, Seligman sometió a dos perros a descargas eléctricas, el primero de ellos podía apagar la descarga pulsando una palanca. En cambio, el segundo perro no tenía manera de parar la descarga y por tanto, la suspensión de la descarga eléctrica se producía aleatoriamente. A continuación, puso a ambos perros en una habitación en la que el suelo emitía descargas eléctricas que podían evitar desplazándose al fondo de la habitación saltando un pequeño muro que separaba la zona de descargas de la zona de “no descargas”. Lo que ocurrió fue que el primer perro, que había aprendido a parar las descargas con la palanca, buscó la manera de evitar las descargas y se desplazó a la zona de no descargas. En cambio, el perro que no había podido controlarlas se quedó en la zona de descargas eléctricas sin hacer nada y sin buscar una manera de evitarlas.

¿A qué conclusión llegó Seligman? El autor dijo que el segundo perro percibía que nada podía hacer, es decir, que no podía realizar ninguna conducta para modificar la situación. El perro había aprendido a comportarse de una forma pasiva desarrollando una actitud de resignación que se generalizaba incluso a la situación en la que si podía modificar las descargas desplazándose a otra zona.

A través de este experimento Martin Seligman, desarrolló el concepto de indefensión aprendida.

¿Cómo desarrollamos la indefensión aprendida las personas?

Para entender cómo se desarrolla en las personas voy a contaros un ejemplo.

Carmen sale a cenar con sus amigos y durante la cena una de las personas que se encuentra en una de las mesas cercanas empieza a hacer comentarios inadecuados hacia ella, llegando incluso a decirle varios insultos. Una de las amigas de Carmen le pregunta “¿Por qué no le dices algo y te defiendes?” A lo que Carmen responde: “mucha gente se mete conmigo, no hay nada que pueda hacer”.

¿Qué observamos en este ejemplo? Carmen se mantiene completamente indefensa. No hace nada porque piensa que no es capaz de hacerlo. Se comporta de forma pasiva porque siente que si se defiende no va a tener ningún efecto.

¿Por qué llamamos a esto indefensión aprendida? Porque Carmen está indefensa y porque, además ha aprendido a serlo. Es muy probable que Carmen en el pasado haya vivido un acontecimiento negativo e incontrolable donde se ha defendido, pero no ha obtenido resultados positivos.

En definitiva, las personas que adquieren una actitud pasiva piensan que da igual aquello que hagan que no va a tener ningún efecto (perciben una falta de control). Podríamos decir incluso que se resignan a estos hechos.

Es habitual que mujeres que han sufrido violencia de genero, niños que han sido maltratados, o que han sufrido bullying o mobbing desarrollen indefensión aprendida.

lonely girl near window thinking about something. beautiful sad lonely girl sitting near the window is missing

¿Cuáles son los síntomas principales de la indefensión aprendida?

Los síntomas pueden ser muy diversos y provocar malestar en diferentes áreas de la vida de la persona. Voy a comentarte las principales para que puedas identificarlas:

  • Pensamientos de resignación y derrota: las personas piensan que no van a poder ganar nunca y se sienten completamente destruidas. Están resignadas y piensan que no van a poder hacer nada para cambiar la situación.
  • Ansiedad: dado que la persona no se puede defender ante los acontecimientos negativos, sienten profunda ansiedad cuando ocurren. Además, se muestra hipervigilantes lo que les lleva a estar activados desarrollándose multitud de síntomas ansiosos: taquicardia, hormigueo en las manos, sensación de mareo, sudoración, aumento de la frecuencia cardiaca, etc.
  • Estado de ánimo bajo:  la actitud pasiva de la persona le provoca sentimientos de desesperanza. Las personas llegan a sentirse completamente inútiles. Ocasionando en muchas ocasiones la aparición de síntomas depresivos.
  • Miedo constante ante los sucesos negativos incontrolables: cuando estas personas detectan que están ante un suceso negativo tienen miedo de lo que pudieses llegar a pasar. Esta sensación acaba generándoles síntomas ansiosos. Un aspecto importante es que el hecho de que no actúen en el momento en el que ocurre el suceso negativo no significa que no tengan miedo.
  • Poca motivación: estas personas tienen muy poquita motivación ya que piensan que hagan lo que hagan las cosas no van a salir bien.
  • Sensación de bloqueo y pasividad: cuando aparece la situación problema estas personas no pueden defenderse llegando incluso a bloquearse y se quedan en blanco. Es decir, no buscan soluciones a las situaciones negativas y/o problemas.
  • Pesimismo: tienden a focalizar su atención en el lado negativo de las cosas.

En resumen, la indefensión aprendida se va a producir cuando nos sucede algo incontrolable y percibimos una falta de control porque la respuesta que hemos dado no ha tenido resultados beneficiosos para nosotros. Lo que nos lleva a aprender a ser pasivos. Esto tiene amplias consecuencias sobre nuestra salud mental ocasionando una multitud de síntomas que nos provocan malestar: ansiedad, falta de motivación, bajo estado de ánimo, etc. La indefensión aprendida se puede trabajar en terapia psicológica con diferentes técnicas que te ayuden a reestructurar tu pensamiento y aumentar tu sensación de autoeficacia. No dudes en solicitar una primera cita para que podamos valorarlo.

Comparte
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Comentarios
Ir arriba