Teletrabajo y Autocuidado

Trabajar desde nuestro hogar tiene muchos beneficios. Sin embargo, también existen algunos riesgos y dificultades que requieren que prestemos especial atención a nuestro autocuidado. Si a esto le sumamos el aislamiento social, los riesgos se acentúan, pudiendo afectar a nuestra salud mental y nuestro bienestar.

Obviamente nuestro día a día en la oficina resulta agotador. Sin embargo, incluye una serie de circunstancias que son muy saludables. Por ejemplo, utilizamos prácticamente todas nuestras capacidades: desde las más analíticas pasando por las relacionales, emocionales y físicas. Ir a la oficina nos acerca a la interacción con los otros de forma constante.

En cambio, cuando trabajamos desde nuestro hogar no tenemos esa variedad de interacción con los otros, pudiendo llegar a afectar a nuestra salud mental.

Un estudio publicado por la Organización Internacional del Trabajo y el Eurofound, analizó estudios realizados en todo el mundo sobre el teletrabajo. Tras esto identificó desafíos muy concretos que están asociados a esta modalidad de trabajo: la pérdida de los límites entre el trabajo y nuestra vida personal, la tendencia al aumento de las horas de trabajo a la semana, y el cambio de la ergonomía.

Al trabajar desde casa, nos resulta mucho más complicado poner distancia entre los problemas laborales y la posibilidad de continuar trabajando de forma constante. El aislamiento social que conlleva puede ocasionar una perdida de recursos, ocasionando que el trabajo se vuelva más rutinario, monótono y solitario. Si además, le sumamos el contexto de pandemia y cuarentenas que estamos viviendo aún puede resultar más amenazante para nuestra salud mental.

Como es lógico, las dificultades del teletrabajo afectan de forma diferente según la persona. Sin embargo, dado que lo habitual es que se nos olvide el autocuidado en este proceso voy a contarte algunas herramientas que te puedan ayudar en esta circunstancia:

  1. Separa los espacios:

Es importante que preparemos un lugar de trabajo adecuado, y que en la medida de lo posible cuente con luz natural. Así mismo, me parece importante que si podéis no trabajéis en vuestro dormitorio. De esta manera tendremos espacios diferenciados de trabajo y descanso.

Hay personas que no van a poder tener un espacio físico fijo (por ejemplo, hay quien teletrabaja desde el salón) mi recomendación en estos casos es que cuando acabéis la jornada laboral guardéis vuestra “oficina virtual”. Este ritual puede servirte para desconectar y dar por terminada la jornada.

  • Momentos de autocuidado:

En algunas ocasiones teletrabajando nos olvidamos de cuidarnos. Por ello, es importante que respetemos las pausas (por ejemplo, a mitad mañana). En este punto es importante que no utilicemos las pausas para realizar tareas domesticas sino más bien alguna actividad breve de relajación u ocio.

Cuando finalices tu jornada dedica un espacio de tiempo a alguna actividad que te guste (por ejemplo, deporte, yoga, salir a pasear, meditación, etc). Intenta que estas actividades no se limiten al uso de aparatos electrónicos.

  • Mantén las rutinas:

La recomendación general es realizar una rutina parecida a la de un día habitual en tu oficina. Por ejemplo, algunas personas me contaban que prácticamente se levantaban y encendían el portátil. Lo ideal sería mantener la rutina, levántate, dúchate, desayuna, ordena tu lugar de trabajo, etc. Recuerda: trabajar en pijama es un autentico error. El pijama llama a voces a la desidia.

Así mismo, es imprescindible que establezcas horarios que separen claramente los espacios de trabajo, familia y de autocuidado personal.

  • Respeta los horarios de comidas:

Respetar los horarios de las ingestas sin estar con el ordenador al lado debería ser un imprescindible. Además, recuerda mantenerte hidratada para cuidar tu cuerpo y tu mente.

  • Mantente en contacto con tu familia y amigos:

Mantenernos en contacto con nuestro alrededor nos ayuda a nuestra salud mental y felicidad. Además, nos ayuda a disminuir las emociones de angustia y aislamiento.

  • Evita la sobreinformación:

En los tiempos que vivimos de #covid19 la información cambia prácticamente cada segundo. La recomendación general es que únicamente te informes en momentos puntuales del día. Así como, sólo recurrir a fuentes oficiales. No necesitas estar constantemente pendiente de las novedades.

  • Cuida tu salud física y mental:

Intenta cuidar tu cuerpo y tu mente. Para ello puedes realizar ejercicio físico en casa. Actualmente en Internet hay muchísimos recursos para mantenerse activo en casa.

Por otro lado, para cuidar tu mente haz actividades que te ayudan a mantener tu mente tranquila. Una de mis recomendaciones es que escribas un pequeño registro diario de cómo te has sentido al finalizar escribe tres cosas positivas que hayan ocurrido durante ese día.

Recuerda que no todas las personas somos iguales. Por tanto, no todas las recomendaciones le van a servir a todo el mundo y puede que no sean efectivas para ti. No te frustres, siéntate y piensa qué necesitas en tu día a día para vivir el teletrabajo con la mayor armonía que puedas. Prueba aquellas estrategias que te sirvan y deshazte de las que no te sirvan.

Comparte
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Comentarios
Ir arriba