ansiedad

La ansiedad es una respuesta adaptativa que aparece en nuestro organismo ante un peligro y nos ayuda a enfrentarnos a él. Sin embargo, el problema reside cuando la ansiedad es desproporcionada para el hecho en sí o cuando se da incluso sin ningún peligro inminente. De esta manera, en vez de ayudarnos nos bloquea, incapacita y nos provoca problemas de salud. Y hablaríamos de que ese individuo experimenta un trastorno de ansiedad.

Los síntomas más frecuentes cuando alguien experimenta la sensación de ansiedad son los siguientes:

  • Sensación de nerviosismo, agitación o tensión muscular.
  • Sentimiento de peligro próximo, pánico o fatalidad.
  • Aumento en la frecuencia cardíaca.
  • Respiración rápida (hiperventilación).
  • Sudoración, temblores, debilidad o cansancio.
  • Problemas para concentrarse o pensar en otra cosa que no sea la preocupación actual.
  • Problemas para dormir y/o dificultades gastrointestinales.
  • Dificultades para controlar la preocupación.
  • Necesidad de evitar aquellas situaciones o cosas que provocan ansiedad.

Hay diferentes trastornos de ansiedad, los más frecuentes son:

  • Trastorno de Ansiedad Generalizada: la persona siente ansiedad y preocupación persistente y excesiva por todas las personas o situaciones que le rodean, incluso por cuestiones cotidianas. Además, experimentan dificultades para poder controlar esa sensación. El miedo que siente lo invade y repercute en su concentración y en sus actividades cotidianas. Es decir, la persona siente ansiedad la mayor parte del día y las preocupaciones ocupan la mayor parte de su tiempo.
  • Trastorno de Pánico: se caracteriza por ataques repentinos de ansiedad y miedo o terror muy intenso que alcanzan un pico en pocos minutos. La persona siente que algo muy malo va a suceder pronto, experimenta dificultades para respirar, dolor en el pecho o aceleración del corazón. Además, la persona experimenta una preocupación excesiva y reiterada por volver a sufrir un ataque y experimentar sus consecuencias. Abandona actividades o lugares por temor a que le suceda un ataque de ansiedad, intenta ir siempre acompañado y no sienten ningún control sobre su ansiedad.
  • Agorafobia: se trata de un trastorno de ansiedad caracterizado por el miedo a las situaciones o espacios en los que no es fácil escapar o donde es difícil recibir ayuda en caso de sufrir un ataque de pánico. La persona evita aquellos lugares o situaciones en las que podría sentirse atrapado, indefenso o avergonzado. Llegando a evitar situaciones cotidianas como salir de casa, ir de compras o subirse a un autobús.

La ansiedad, como otras dificultades emocionales, es más difícil de tratar si tardas en pedir ayuda. Mediante nuestra terapia para la ansiedad aprenderás técnicas específicas para disminuir los síntomas y que puedas volver a las actividades que antes evitabas por tu ansiedad. Así mismo, desarrollaras estrategias para afrontar situaciones de estrés y ansiedad.

¿Qué beneficios tiene nuestra terapia?

Solicita ahora información sobre la terapia de ansiedad

Ir arriba

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que estás de acuerdo con esto, pero puedes optar por no hacerlo si lo deseas. Leer más

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar