Trastornos Alimenticios

desorden alimenticio

Los trastornos de la conducta alimentaria (TCA) han sido abordados desde un punto de vista multidimensional. En los casos menos graves se utiliza terapia individual ambulatoria.

Debemos de tener en cuenta que es importante que el tratamiento se lleve a cabo en una etapa inicial. A mayor tiempo padeciendo un TCA, mayor gravedad de los síntomas, y más resistente para su evolución. Entre las distintas consecuencias podemos destacar las siguientes: pérdida de la red social, estudios y trabajo, depresión, altos niveles de ansiedad, conflictos familiares y consecuencias físicas (problemas cardíacos, estreñimiento crónico, problemas digestivos, problemas dentales, etc.).

Los principales TCAs son los siguientes:

  • Anorexia: la anorexia es un grave trastorno que consiste en el rechazo a mantener el peso corporal igual o por encima de lo considerado normal o estándar. Presentan miedo intenso a ganar peso, aun estando por debajo del peso normal. Del mismo modo, la imagen corporal de uno mismo se aprecia distorsionada, es decir, no se ajusta a la realidad. La anorexia va mucho más allá del peso, suelen ser personas muy auto-exigentes, por lo que es habitual que se describan como personas inseguras y con gran necesidad de aprobación externa. Suelen aislarse debido al miedo a la intimidad o a mostrarse vulnerable ante los otros.
  • Bulimia: se caracteriza por la ingesta de alimentos en un corto espacio de tiempo y en cantidades superiores a la que la mayoría de las personas ingerirían en un periodo de tiempo parecido (atracones). La persona tiene la sensación de perder el control sobre la comida, y en algunos casos va seguido de vómitos. Bajo este problema, se esconde mucho más que miedo a engordar y la presencia de atracones de comida. Estamos hablando de un problema que genera un enorme sufrimiento y en el que es fundamental profundizar para ver qué hay debajo de los síntomas.
  • Trastorno por atracón: se caracteriza por episodios recurrentes de atracones que deben producirse, al menos, una vez a la semana durante tres meses. La diferencia entre el trastorno por atracón y la bulimia es que no se producen conductas compensatorias (vómitos) como sucedía con la bulimia.
  • Obesidad: la obesidad es el quinto factor de riesgo de mortalidad en el mundo. Se entiende como el exceso de grasa corporal de una persona, hasta el punto que podría poner en riesgo su salud. Se considera que una persona es obesa cuando el IMC (Índice de Masa Corporal) es superior a 30. Mediante el tratamiento buscaremos que la persona cambie su mentalidad y adopte hábitos de vida saludable, disminuyendo de peso y los problemas asociados.

En definitiva, gracias a nuestros psicologos especialistas en trastornos alimenticios te ayudaremos a normalizar tus patrones de alimentación y conseguir un peso saludable; reemplazaremos tus hábitos poco sanos por hábitos saludables; aprenderás a controlar lo que comes; aprenderás a gestionar tus estados de ánimo; conocerás y manejarás técnicas de resolución de conflictos; explorarás formas saludables de afrontar situaciones estresantes; mejorarás tus relaciones sociales y tu estado de ánimo.

Comparte
Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp