Existen diferentes trastornos de personalidad. Cada uno de ellos cuenta con su propio conjunto de criterios diagnósticos. Sin embargo, podemos decir que generalmente un trastorno de personalidad incluye una desviación marcada a largo plazo de las expectativas culturales que genera angustia o impedimentos significativos en algunos de los siguientes aspectos:

  • Forma en cómo te percibes e interpretas a ti mismo, otras personas y a los acontecimientos.
  • Adecuación de tus respuestas emocionales.
  • Tu desempeño para tratar con otras personas y en las relaciones sociales.
  • Falta de control de tus impulsos.

Uno de los trastornos de personalidad más comunes es el Trastorno Límite de la Personalidad. Las personas que la padecen tienen dificultades para manejar sus emociones e impulsos, en relación con las personas. Se caracterizan por vivir las emociones de forma muy intensa, presentan dificultad en la regulación de las mismas, tienen problemas con su identidad y su imagen corporal. Debido a estos síntomas, tienen dificultades en la relación con los demás y presentan problemas en todas las áreas de su vida (profesional, académica, familiar y social).

Una persona debe iniciar tratamiento si experimenta los siguientes síntomas:

  • Tienes miedo/temor a que alguien cercano pueda abandonarte.
  • Te cuesta aceptarte tal y como eres y tiendes a ver fallos constantes en tu imagen.
  • Puedes presentar conductas impulsivas con la comida, el sexo, el dinero o las drogas.
  • Has presentado comportamientos que ponen en riesgo tu vida. Por ejemplo, has realizado algún intento suicida, te autolesionas, o te realizas heridas para aliviar el malestar que sientes.
  • Vives las emociones de forma muy intensas.
  • Fluctúas en tu estado emocional.
  • Las relaciones con tu familia, amigos y/o pareja son difíciles. Pasas del “amor al odio”.
  • Sientes que eres incapaz de controlar emociones como la ira o el enfado. A veces has llegado a tener comportamientos inadecuados en este tipo de situaciones como gritar, romper enseres o golpear.

Mediante la terapia individual en Las Rozas aprenderás sobre tu problema. Incorporarás habilidades que te permitirán gestionar tus emociones y regular tus acciones. Aprenderás a ser tú quien controles tu mente, en lugar de que sea ella quien te controle a ti. Adquirirás estrategias para resolver los conflictos de forma saludable. En definitiva, mejorarás en todas las áreas de tu vida (personal, laboral/académico y social).

Comparte
Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp

Contactar ahora

  • Contactaremos contigo en el menor tiempo posible
  • Escucharemos lo que tienes que contarnos
  • Encontraremos la mejor solución
  • Fijaremos una cita