Todo lo que debes saber sobre el Bullying y el Ciberbullying.

El bullying es se detectó hace pocas décadas pero las agresiones en el ámbito educativo han existido prácticamente siempre. Estos comportamientos no surgen de forma aislada en nuestra sociedad, sino que son consecuencia en parte del ambiente de violencia y que ha ido aumentando en los últimos tiempos.
El  bullying o acoso escolar es un tipo de violencia que se da en el contexto escolar y que se manifiesta mediante diferentes conductas ejercidas unos contra otros, de forma intencionada y repetitiva, destinada contra otro individuo que no es capaz de defenderse a sí mismo en esa situación. Es necesario diferenciarlo de los altibajos que se dan en las relaciones y convivencia entre los adultos, particularmente durante la pre-adolescencia y en la adolescencia.

¿Qué es el Bullying?

El Bullying (acoso escolar), es un conjunto de comportamientos de carácter agresivo e intencional, que implica un desequilibrio de poder o fuerza. Hablamos de cualquier tipo de maltrato (físico, verbal, psicológico o relacional) que se repite a lo largo del tiempo. Para diferenciarlo de otros problemas que surgen entre los niños contamos con tres características:

  • Intencionalidad: hay uno o varios agresores que tienen intención de provocar daño a otro individuo.
  • Desigualdad: el agresor es más fuerte que la víctima y esta desigualdad se manifiesta en todos los planos (físico, psicológico o social).
  • Periodicidad: no se trata de un hecho aislado. Para que la consideremos como “bullying” debe repetirse en el tiempo. En la victima provoca una sensación de inseguridad ante la expectativa de sufrir una nueva agresión.

Podemos identificar diferentes tipos de acoso:

  • Físico: conductas agresivas contra el cuerpo (pegar, pellizcar, empujar) o contra la propiedad de la víctima (esconder objetos, romper, o robar).
  • Verbal: insultos, motes despectivos, amenazas, etc.
  • Social: marginación del grupo de iguales, aislamiento, etc.
  • Psicológico: Infravalorar, humillar, despreciar, etc. Estas conductas generan una disminución de la autoestima de la víctima.

El bullying suele manifestarte de forma diferente dependiendo del sexo. Las niñas tienden a utilizarla exclusión social de la víctima mientras que los niños tienden a utilizar medios más físicos para hacer daño.

¿Qué es el Ciberbullying?

El Ciberbullying o “ciber acoso”, es un tipo de acoso que se realiza a través de los recursos tecnológicos. Consiste en la difusión de información dañina para la victima a través de los medios de comunicación, principalmente de internet: redes sociales, publicación de fotografías y videos, correo electrónico, whatsapp, etc. El ciberbullying adopta diferentes formas, incluye el acoso a través de mensajes directos hacia la víctima, la publicación de fotos humillantes en Internet, creación de información falsa de la víctima para desprestigiarla, suplantar la identidad de la víctima para publicar contenidos en sus redes sociales, desvelar información privada, grabar en video una agresión y publicarla en internet, etc.

Igual que el concepto de bullying en el ciberbullying el acoso debe ser intencionado, persistente y que agresor y víctima se encuentren en una situación de desigualdad.

Encontramos algunas diferencias, en el ciberbullying no existen antecedentes de bullying por lo que la víctima desconoce quién es el agresor. Por ello, no existe un lugar seguro para la víctima, ya que puede sufrir acoso en cualquier momento de a través de sus redes sociales o su teléfono móvil. Las amenazas o humillaciones llegan de forma muy rápida a mucha gente.

Para que sea considerado ciberbullying, tanto la víctima como el agresor tienen que ser menores de edad. Si es un adulto quien extorsiona a un menor se denomina: Grooming.

Consecuencias del acoso escolar:

La victima de bullying ve completamente afectada su salud física y psicológica. Por tanto, va a afectar a sus relaciones familiares, sociales y a su rendimiento académico. Va a impactar de forma negativa a su autoestima. Pueden aparecer trastornos físicos, trastornos del sueño, problemas psicosomáticos, fobias, depresión, ansiedad, desmotivación académica y en los casos más extremos incluso conductas suicidas. Otra consecuencia es la culpabilización que a veces ocurre en la victima por parte de profesores o familiares, esto sucede cuando le atribuyen responsabilidad sobre ese problema.

La persona agresora también tiene consecuencias aunque no sea conscientes de las mismas, estas conductas van a afectar negativamente al desarrollo de su personalidad y a sus relaciones sociales y familiares.

Señales de alarma para identificar si tu hij@ está sufriendo bullying:

  • El niño o adolescente presentan cambios de conducta repentinos.
  • Se niega a asistir a clase.
  • Sufre el llamado “Síndrome del domingo por la tarde”.
  • Experimenta cambios bruscos de carácter.
  • Presenta tristeza injustificada.
  • Observas que tiene golpes y moratones que no están justificados.
  • Presenta irritabilidad y nerviosismo.
  • No quiere salir de casa ni ver a sus amigos.
  • Presenta dolores de cabeza y dolores abdominales.
  • Pierde objetos.
  • Bajada brusca del rendimiento escolar.
  • Alteraciones en el sueño y en el apetito.

Si detectas estos síntomas en tu hij@ debes consultar con un profesional. Desde Psicología Monzó queremos ayudarte, no dudes en escribirnos si crees que tu hijo esta sufriendo acoso escolar. Si os interesa este tema podéis escribirnos para qué hagamos un nuevo post con pautas de actuación para padres que su hijo está sufriendo acoso o pautas de prevención para profesores.

Comparte
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Comentarios
Ir arriba