Trastornos alimenticios en Navidad.

Las fechas navideñas están a la vuelta de la esquina. Con ellas se producen los encuentros con amigos y familias. Si bien este año serán unas fiestas diferentes debido a la crisis sanitaria que estamos viviendo por el Covid-19. A pesar de esto, la mayoría de los encuentros giran en torno a una mesa llena de alimentos. Para la gran mayoría de las personas está circunstancia suele ser muy deseada y placentera, en cambio para otras personas se convierte en unas fechas de autentica tortura. Me estoy refiriendo a aquellas personas que padecen un trastorno de la conducta alimentaria (TCA).

 Me parece fundamental dedicar este post a reflexionar cómo puede llegar a sentirse una persona con TCA ante la situación de encontrarse en una mesa llena de comida con todos sus familiares (algunos de ellos seguro que ni saben de este problema).

Independientemente del diagnóstico (anorexia, bulimia o trastorno por atracón), la persona con TCA tiene una relación problemática con la comida que le genera malestar y su a eso, le sumamos la exposición a unas personas diferentes con las que suele comer, pueden surgir sensaciones de incertidumbre ante la falta de control de la situación y el miedo a lo que puedan pensar los demás.

Por otro lado, también nos encontramos con alimentos que, tanto en cantidad como en variedad suelen ser diferentes a lo que solemos hacer a diario. Esto supone, para estas personas que le invadan toda una serie de pensamientos irracionales que están asociados a sus distorsiones cognitivas propias de la enfermedad. Por ejemplo: “No voy a poder comer nada”, “Me miran todos al comer”, “Todo esto engorda muchísimo”, “Si como el postre o dulce voy a tener que vomitar”. Como es lógico pensar estos pensamientos van acompañados de gran malestar, miedo y ansiedad.

¿Por qué la navidad es una época tan difícil?

Las navidades para todos son una época distinta. Como he comentado las personas con TCA viven estos días con mucha angustia. Te voy a contar algunas de las razones:

  • Rompemos la rutina: las personas con TCA suelen tender a aferrarse de forma muy rígida a la rutina. Las navidades rompen con la rutina y significa que tenemos más tiempo libre y menos cosas qué hacer, lo cual provoca un aumento de la ansiedad. Además, sienten que no tienen control sobre los horarios de las ingestas. De forma general en esta época las personas comemos a horas más flexibles, dormimos más, hacemos comidas fuera de casa, quedamos con familia y amigos, etc.
  • Época de numerosos planes: si bien como hemos dicho este año va a ser diferente debido al Covid-19. Durante las Navidades suelen surgir más planes y genera sensación de agobio por falta de organización. Así como, aumenta la ansiedad debido a la sensación de sentirse obligadas a hacer comidas con más personas o en diferentes lugares.
  • Presencia de alimentos “prohibidos”: en general, las personas con TCA tienen una serie de alimentos que no se permiten comer en su día a día. En cambio, durante estas fechas este tipo de comidas están más presentes en nuestras ingestas. Además, se sienten obligadas a comerlos dado que se encuentrar rodeadas de familiares y amigos.
  • Compras navideñas: la ropa es un regalo habitual en estas fechas. La ansiedad se incrementa en estas personas debido a su dificultad en aceptar su cuerpo.
  • Productos “lights”: cada vez más se extiende la publicidad de productos “light” que sustituyen a los tradicionales y ya se anticipan las dietas para después de las fiestas.

Recomendaciones para familiares: 

Como familiar de una persona con TCA te preguntarás “¿Qué puedo hacer para hacerle más fácil la situación?” Evidentemente, estamos haciendo referencia a una situación en la que cuentas con la confianza de esa persona (hij@, pareja, amiga, etc) que pide tu ayuda.

  • Evitar comentarios respecto al aspecto físico. No sólo hacia esa persona con TCA sino a hacia cualquier otra ya que puede ocasionar comparaciones.
  • Evitar comentarios sobre el tipo de comida. Por ejemplo: “Esto es una bomba calórica”, “Esto engorda muchísimo”, “Mañana no comemos y compensamos”. Este tipo de comentarios que forman parte de la mayoría de las comidas de estas fechas son muy dañinos.
  • Servir la comida en platos individuales.
  • Para la persona con TCA sería conveniente servirle en un plato individual una ración adecuada de entrantes, pero no excesiva de forma que pueda comer el siguiente plato. A continuación, servir el plato principal considerando que ha habido entrantes. Finalmente, el postre servírselo de forma también individual.
  • Acompañar para evitar cualquier situación de compensación tras ingestas diferentes.
  • Retirar la mesa tras finalizar la comida. Evitando dejar las bandejas de dulce en la sobremesa para que la persona con TCA no sienta más ansiedad.
  • Es fundamental que la persona con TCA sepa que es una comida que tiene principio y fin. Y que no tenga la opción de “picotear” diferentes alimentos de forma desorganizada ni desproporcionada y que tampoco compense.

Espero que estas recomendaciones puedan ayudarte. Sin embargo, te recuerdo que es fundamental el acompañamiento psicológico y el criterio de tu terapeuta ya que adaptareis las pautas de forma completamente individualizada. Si crees que puedes padecer un TCA te recomiendo que pidas una primera cita para que pueda asesorarte.

Comparte
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Comentarios
Ir arriba

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que estás de acuerdo con esto, pero puedes optar por no hacerlo si lo deseas. Leer más

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar