Frame of vegetables, healthy or vegetarian concept, top view, copy space

La anorexia nerviosa es un trastorno de la conducta alimentaria que se caracteriza por la restricción de la ingesta alimentaria, lo que da lugar a una considerable pérdida de peso que se mantiene por debajo del mínimo esperable para su edad, sexo o el desarrollo evolutivo de la persona, llegando incluso a estados graves de desnutrición.

La perdida de peso está causada por la disminución de la ingesta de alimentos que en ocasiones es acompañada de otro tipo de conductas como: autoprovocación del vómito, uso o abuso de laxantes y/o diuréticos o la practica de ejercicio físico intenso.

¿Cuáles son los signos y síntomas principales de la anorexia nerviosa?

  • Miedo intenso a ganar peso.
  • Distorsión de la imagen corporal (la persona se ve gorda a pesar de estar muy delgada).
  • Insatisfacción corporal extrema.
  • Reducción del peso por debajo de lo normal hasta llegar incluso a la malnutrición.
  • Síntomas emocionales: tristeza, angustia, irritabilidad, aislamiento social, etc.
  • Rasgos de personalidad autoexigente y perfeccionistas.
  • Baja autoestima.
  • Alteraciones digestivas.
  • Alteraciones físicas: falta de calcio, alteraciones bioquímicas en sangre, etc.

Existen dos tipos de anorexia nerviosa:

  • Tipo restrictivo: la persona limita la cantidad de alimento que ingiere. No se da atracones o se purga de forma regular, por ejemplo, autoprovocándose el vómito o ingiriendo laxantes. Algunas personas realizan ejercicio de forma excesiva.
  • Tipo atracón-purga: la persona restringe su ingesta de alimento, pero también de forma regular se da algún atracón y/o se purga.

Señales de alarma:

Las personas con anorexia nerviosa generalmente niegan que tienen un problema y tratan de esconder sus hábitos en lugar de buscar ayuda. En muchas ocasiones tienen conductas tan meticulosas e inteligentes que son capaces de esconder su problema. Por ello, para familiares y amigos puede que no sean conscientes hasta que el trastorno se agrava.

La anorexia nerviosa tiene consecuencias muy graves, llegando a amenazar la vida de la persona que padece este problema. Por ello, voy a contarte algunas señales de alarma para que puedas identificar la existencia de este problema:

  • La persona realiza muchos comentarios acerca de su físico.
  • Niega estar en bajo peso.
  • Piensa de forma constante en aspectos relacionados con la comida.
  • Acumula, esconde o tira alimentos.
  • Pesa sus alimentos antes de ingerirlos.
  • No realiza todas las ingestas.
  • Aparente que come, o miente sobre la cantidad de alimentos ingeridos.
  • Realiza ejercicio de forma compulsiva.
  • Se pesa varias veces al día.
  • Lleva ropas holgadas o con muchas capas.
  • Basa su autoestima en lo delgada que está.

Desde Psicología Monzó podemos ayudarte. No dudes en solicitar una primera cita dónde podremos informarte del tratamiento especifico para la anorexia nerviosa.

Recuerda: el tratamiento precoz de este tipo de problemas es fundamental para la recuperación de la persona. Si te has sentido identificada con los síntomas anteriores no dudes en solicitar información.

Utilizamos la terapia psicológica ayudando a la persona a establecer unos hábitos alimentarios saludables y alcanzar un peso normal. Realizaremos terapia psicológica individual y familiar. En el tratamiento de adolescentes la terapia familiar es fundamental ya que mejoraremos las interacciones entre los miembros de la familia y enseñaremos a los padres a colaborar en el tratamiento.

Comparte
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

Contactar ahora

Ir arriba