Volver a la rutina después de vacaciones

El blog ha estado descansando durante mis dos semanas de vacaciones sí, ese ansiado momento en el que he recargado pilas y he vuelto a tope de energía. Sin embargo, con el final de las vacaciones y la vuelta al trabajo nos solemos encontrar con nuestro primer desafío: retomar nuestras actividades habituales y nuestros horarios.

¿Por qué nos cuesta adaptarnos a la rutina después de las vacaciones?

Las personas organizamos nuestra vida en torno a una serie de costumbres que repetimos constantemente y que forman parte de nuestro estilo de vida. Por ejemplo, la hora en la que nos despertamos, el horario laboral, la hora a la practicamos deporte, el horario de comidas… Sin embargo, durante las vacaciones rompemos con todos estos hábitos y experimentamos un momento de libertad y de disfrute sin limitaciones.

Pero cuando el periodo vacacional finaliza y tenemos que retomar los horarios y rutinas con motivación y energía.

Voy a darte algunas herramientas para que la vuelta sea mucho menos dura:

  1. PERIODO DE ADAPTACIÓN.

Personalmente necesito un par de días para organizarme, para mí el mejor aliado para recibir la normalidad sin dramas es la planificación. Es decir, antes de reincorporarte al trabajo es recomendable que retomes los horarios de forma escalonada para que no sea un cambio descomunal. Por ejemplo, si te reincorporas el lunes puedes volver a casa el viernes/sábado  de forma que puedas organizar tu casa, adaptarte a los nuevos horarios y planificarte de forma progresiva.

  1. ACTITUD:

Tener una actitud positiva es fundamental. Los días de adaptación puedes dedicar 5 minutos a realizar una visualización donde te veas a ti mismo afrontando la vuelta al trabajo con optimismo y alegría. Puedes recordarte los aspectos positivos que tiene el regreso a la rutina: salir a desayunar con los compañeros, retomar los buenos hábitos, etc. Si focalizas tu atención en estos aspectos en vez de en todas las tareas pendientes afrontaras la vuelta de forma mucho más saludable.

  1. ACTIVIDADES DE OCIO:

El año tiene muchísimos días por ello, volver a la rutina no significa que solo hayan obligaciones. Volver a la rutina implica retomar actividades gratificantes. Puedes planificar momentos de descanso y momentos donde realices actividades que te mantengan motivada ya que esto mejora nuestro rendimiento.

Por ejemplo, para mí es fundamental  retomar mis clases de Pilates o reencontrarme con mis amigas para comer.

4.       RETOMA HÁBITOS SALUDABLES:

Es habitual que durante las vacaciones flexibilicemos (o abandonemos) nuestros hábitos saludables. Sin embargo, retomarlos nos va a ayudar a sentirnos mucho mejor.

Como te comentaba para mi es prioritario retomar mis clases de Pilates.

Algo fundamental que debes evitar son las “dietas de choque” ya que tendrás resultados inmediatos pero con efecto rebote. Recuerda que no se trata de milagros, se trata de llevar una vida saludable.

  1. PROYECTOS NUEVOS:

Afrontar la vuelta de las vacaciones con un nuevo proyecto puede darnos ese empujón de motivación que nos faltaba. Es decir, céntrate en cuáles serían tus objetivos de este nuevo curso y en cómo puedes hacer para llevarlos a cabo.

Es importante que en esos objetivos incluyas actividades que promuevan tu realización personal y profesional. Y disfruta no sólo de la consecución del objetivo sino de todo el camino!

¿Cómo afrontar el primer día de trabajo a la vuelta de vacaciones?

En las recomendaciones anteriores os hablaba de cómo afrontar la vuelta a la rutina. Pero, ¿cómo podemos afrontar el primer día de trabajo? Te voy a dejar algunas recomendaciones para “superar” ese día.

  • Por la mañana: ¿crees que ese primer día es bueno ir corriendo? Obviamente la respuesta es NO. Por lo que es preferible que te levantes con tiempo para desayunar y hacerlo de forma pausada. También te recomiendo que no mires el mail de trabajo desde el móvil, ya lo harás cuando llegues a la Oficina.
  • Disfruta del camino al trabajo: ponte música que te guste, un podcast interesante o aprovecha para acabar el libro que te estabas leyendo en el metro/bus. Y procura mantener la calma!
  • Y… Hemos llegado a la Oficina: tomate tu tiempo para saludar a tus compañeros antes de abrir el mail que estará a punto de estallar. Una vez te sientes en tu sitio puedes ordenarlo y empezar a planificarte. Es importante que no empieces por una tarea muy complicada, sino algo más ameno que te ayude a conectar de nuevo con el trabajo.
  • Pausas: recuerda tomarte alguna pausa para tomar un tentempié y comer.
  • Es importante que el primer día salgas a tu hora.
  • Aprovecha después del trabajo con las actividades que quieras retomar: deporte, pasear lectura o reencontrarte con amigos.
  • El descanso durante los primeros días es importante para que llegues más descansado al trabajo y puedas adaptarte más rápido.

 

Espero que estas recomendaciones te ayuden a afrontar tu vuelta de vacaciones mucho más calmada! En Psicología Monzó hemos vuelto a la consulta y estoy encantada de reencontrarme con vosotros.

Comparte
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Comentarios
Ir arriba

Únete a nuestra Newsletter​

Consentimiento
  •   
¿Sobre qué temas estás interesado?
  •   
  •   
  •   
  •   
Si tienes dudas visita nuestra política de privacidad y datos.