Los Desafíos de Salud Mental para Personas Expatriadas

La experiencia de vivir en un país extranjero puede ser emocionante y enriquecedora, pero también puede acarrear desafíos significativos para la salud mental de las personas expatriadas. El choque cultural, la soledad, la barrera del idioma, la falta de apoyo social y la separación de la red de apoyo familiar y amigos cercanos son solo algunos de los factores que pueden afectar al bienestar emocional. En este post, exploraremos los problemas de salud mental a los que nos enfrentamos los expatriados y cómo la terapia psicológica online puede ser una herramienta valiosa para ayudarles a enfrentar y superar estos desafíos.

Como muchos sabéis hace un año y tres meses nos convertimos en expatriados. Vivimos una mudanza internacional con un bebé que por entonces tenía 6 meses. Después de este año y vivir el proceso de adaptación quiero contarte qué me parece importante que tengas en cuenta, te lo cuento como profesional y como persona que ha vivido el proceso.

Fases emocionales que atraviesan los expatriados:

Empezar esta nueva aventura de mudarte a un nuevo país implica también atravesar una aventura a nivel emocional. Conocer las diferentes etapas o fases a nivel emocional por las que suelen pasar las personas expatriadas va a permitir que puedas entenderte y tratarte de forma autocompasiva. Va a permitir que te trates con más cariño y tengas una mirada más cercana contigo cuando sientas que “todo está siendo muy difícil”.

Lo que he denominado en el título como “fases emocionales” en realidad se trata de la “Teoría de la curva en U” DE J.S Black and M.E Mendenhall (1991). Estos autores definieron el proceso de adaptación intercultural con cuatro fases. La gráfica presenta una curva en forma de U que compara el grado de adaptación del expatriado con el tiempo que pasa este en el país anfitrión.

El proceso de adaptación en cada etapa viene con asociado a ciertos estados emocionales y genera diferentes reacciones en la persona. Estas reacciones son completamente normales, no son eternas. Comprender este mecanismo ayuda a manejar a la persona estos transitorios estados emocionales.

  • Síndrome de la luna de miel:

Al principio es normal experimentar una fase dulce. Los autores la denominan “el síndrome de la luna de miel”. Te encuentras en el país anfitrión, todo es nuevo y sientes que hay una inmensidad de cosas que descubrir completamente diferentes a tu país de origen. En esta epata descubres nuevos lugares, costumbres, conoces a nuevas personas. Esto hace que te sientas llena de energía, euforia, sientes que todo es interesante y estimulante.

  • Choque cultural:

Después de una temporada (hay mucha variabilidad de tiempo desde unas semanas a unos meses) empiezas a ser consciente de las pequeñas diferencias culturales del país anfitrión y/o de las personas. En algunas ocasiones, esas diferencias pueden llegar a ser abrumadoras causando así la aparición del choque cultural. Esta fase resulta menos agradable que la anterior y a menudo la persona siente emociones negativas que hacen que disminuya la euforia inicial. Es habitual que la persona empiece a dudar de su capacidad para hacer frente a este nuevo entorno y empieza a adoptar actitudes negativas hacia él. Por ello, es común que aparezcan emociones del tipo: miedo, frustración, ira, arrepentimiento, resentimiento, soledad, duda y pérdida de confianza.

En ocasiones esas diferencias culturales se vuelven cada vez más abrumadoras y estresantes. La persona puede llegar a sentir hostilidad hacia el país anfitrión y su gente. Los malentendidos que obstaculizan las interacciones diarias parecen obstáculos gigantes. En este momento es cuando algunas personas empiezan a sentir lo que denominamos como “homesick”.

  • Adaptación:

Tras la turbulenta fase anterior la persona empieza a integrarse y empieza a entender los códigos de la cultura del país anfitrión. Generalmente en este proceso de cambio entre la fase anterior y esta, la persona empieza a sentir emociones más positivas, ya que empieza a sentir que está en pleno proceso de aprendizaje y desarrollo personal.

La persona se siente más autónoma y familiar con la nueva cultura. Empieza a encontrar el balance entre ambas culturas y coge de cada una lo que le hace sentir más en paz. Es aquí donde los autores afirman que empieza esta tercera fase: adaptación gradual mediante el aprendizaje de la cultura extranjera. La lengua y los comportamientos de las personas cada vez te resultan más familiares, sin ser realmente adquiridos. En resumen, en esta fase reconoces las dificultades, pero buscas cómo superarlas.

  • Madurez:

De forma gradual vas a sentirte más adaptada, con conocimiento de la cultura del país de acogida. Vas a sentir que sabes cómo actuar frente a las diferencias culturales y es en ese momento donde empieza la fase de madurez.

Lo extraño cada vez se vuelve más familiar y tu empiezas a sentirte más competente en tu nuevo entorno. El choque cultural ha finalizado y empiezas a sacarle partido a tu nuevo entorno.

Esta fase va a durar hasta el final de tu estancia en ese país. Es decir, nunca vas a dejar de mejorar tu adaptación a ese entorno. Algunas personas decidirán establecerse de forma permanente en el país anfitrión y la fase de madurez continuará hasta la integración completa y adquisición un comportamiento completamente bicultural.

¿En qué te puede ayudar la terapia psicológica online?

La terapia psicológica online puede ofrecerte una serie de beneficios específicos para las personas expatriadas:

  1. Accesibilidad: vamos a eliminar las barreras geográficas de forma que puedas acceder a la terapia psicológica desde cualquier lugar del mundo.
  2. Comodidad y flexibilidad: puedes programar las sesiones desde la comodidad de tu hogar en el horario que mejor se adapte a tus necesidades.
  3. Idioma: vas a poder acceder a un terapeuta que hable tú mismo idioma sin la barrera de tener que expresarte en el idioma del nuevo país.

Por último, elegir a un terapeuta que ha pasado por tu mismo proceso va a darte un plus de sentirte comprendido. Créeme, he atravesado esas mismas fases a las que te estás enfrentando. Como persona he aprendido muchísimo y como terapeuta me ha permitido conocer otras realidades y fortalecer mi resiliencia. Estaré encantada de acompañarte en esta nueva aventura. Te escribo estas líneas desde mi despacho en Copenhague.

Habiéndome enfrentado a un cambio cultural tremendo con un bebé pequeño. Entiendo las emociones por las que estás pasando. No dudes en escribirme.

Comparte
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Comentarios
Scroll al inicio
Ir arriba
Abrir chat
1
Hola 👋
¿En qué puedo ayudarte?
Panel Cookies