¿Has empezado Septiembre con una dieta Détox?

Al finalizar verano muchas personas empiezan a preocuparse por su aspecto físico. Pensemos que vivimos en una sociedad en la que el culto al cuerpo y el estar delgada están a la orden del día. Parece que presumir de una buena figura se convierte en una autentica obsesión por parte de muchas personas en especial de las mujeres.

En Septiembre, surgen como la espuma numerosas dietas milagro, détox o de desintoxicación… y son seguidas por infinidad de personas. Sin embargo, este tipo de dietas están completamente desaconsejadas por todos los expertos en nutrición. A nivel psicológico, también presentan numerosos peligros.

¿Por qué no debes hacer una dieta Détox?

Gran parte de los especialistas en nutrición están alarmando a la población sobre lo perjudicial y los problemas de salud que suponen este tipo de dietas.

¿Crees que tu organismo necesita desintoxicarse de algo? La respuesta es NO. Para ello ya contamos con un excelente cuerpo que cuenta con diversos órganos que realizan esta tarea tan sencilla para ellos: los riñones.

Sí, vas a perder peso. Pero este se debe en gran parte a que se trata de batidos de verduras y frutas por lo que vas a ingerir muchas menos calorías de las que necesitas. Este es el único motivo por el que vas a conseguir una rápida bajada de peso. Sin embargo, ten en cuenta que en cuanto vuelvas a tu alimentación normal (que volverás ya que este déficit calórico es complicado mantenerlo en el tiempo) vas a recuperar aquello que has perdido.

Llegados a este punto es importante clarificar que los batidos de verduras y frutas no son malos. Consumirlos de forma ocasional para algún desayuno, media mañana o merienda son una opción más entre los tantos alimentos que podemos consumir. Teniendo en cuenta que no van a servirte para detoxificar tu organismo.

Peligros dietas “Détox”:

  1. Pérdida de masa muscular: aunque las dietas détox siguen pautas variadas, en general suelen ser pobres en proteínas. Una dieta hipocalórica debe aportar la suficiente cantidad de proteínas para evitar esta perdida de masa muscular.
  2. Efecto rebote: dado que las personas que siguen este “tipo de alimentación” no han aprendido a comer de forma saludable cuando finalizan esta etapa suelen volver a sus costumbres alimenticias anteriores lo que les hace recuperar el peso que han ganado.
  3. Déficit de vitaminas y minerales: ten en cuenta que la persona ha dejado de consumir numerosos alimentos. Además de las proteínas que os he comentado, es habitual que falten otros nutrientes como calcio o zinc, entre muchos otros.
  4. Consumo de antioxidantes artificiales: ten en cuenta que no es lo mismo consumir antioxidantes a través de alimentos que estos sean artificiales. Los estudios científicos acerca de la suplementación en la dieta con antioxidantes son contradictorios. Es decir, el consumo de antioxidantes a largo plazo no ha demostrado beneficio alguno en diversas enfermedades e incluso pueden llegar a ser potencialmente peligrosos por lo que no deberíamos consumirlos más allá de los que están presentes en una dieta saludable.
  5. Cálculos renales: el abuso de batidos verdes ha demostrado que puede incrementar el riesgo de piedras en el riñón por excesivo contenido en ácido oxálico de algunas verduras como las espinacas, muy presentes en este tipo de bebidas.
  6. Trastornos alimentarios:las dietas restrictivas se han asociado al desarrollo de trastornos del comportamiento alimentario (anorexia y bulimia).

Peligros psicológicos de las dietas “Détox”:

Cada dieta détox es diferente pero de forma general pretenden eliminar las toxinas del organismo y de esta manera eliminar el exceso de grasa. Para conseguir este milagro como ya hemos comentado la mayoría de ellas pretenden restringir la ingesta calórica de la dieta sobretodo los líquidos. Es habitual que aparezcan efectos secundarios como: dolores de cabeza, fatiga, irritabilidad, etc.

Este tipo de dietas se suman a ese largo listado de dietas que producen efecto rebote, pero además pueden provocar numerosos efectos negativos que afectan a la persona: cansancio, náuseas, apatía, dolores de cabeza, etc. Esto es debido a la falta de proteínas en el cuerpo de la persona.

Para evitar todos estos inconvenientes físicos y psicológicos, es importante que seas consciente de que este tipo de dietas va a traerte numerosos problemas. Por ello, es fundamental que sigas una dieta saludable y equilibrada que te ayude a conseguir aquellos objetivos que te has marcado. Además, puedes recurrir a fantásticos profesionales que te acompañen en este proceso y te enseñen a iniciar un cambio de hábitos a nivel alimenticio.

En definitiva, es Septiembre y entre esos numerosos propósitos que te has marcado quizás es el momento de plantearte un cambio de hábitos y de estilo de vida. Recuerda: está demostrado que las dietas estrictas y que prometen cambios a corto plazo no son una solución ni van a mejorar tu salud.

Comparte
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Comentarios
Ir arriba